Dice el comisario que acordó con vecinos que sea para descanso de fuerzas de seguridad

Los seguidores de Florentino Melchor quemaron colchones, ropa y documentos de comunitarios

Acusa que el inmueble era refugio de los “asesinos” Marco Antonio Suástegui y su hermano Vicente


Lo que fue la Casa de Justicia o Comandancia de la Policía Comunitaria quedó ahora convertida en un refugio para los cuerpos de seguridad pública que harán la vigilancia en el poblado de La Concepción, donde podrán descansar o guarecerse de la lluvia o pernoctar, informó el comisario municipal, Florentino Melchor León.

Por la mañana empezó a circular a través de mensajes de WhatsApp la versión de que los seguidores del comisario habían incendiado el inmueble –que originalmente fue la casa muestra de la Comisión Federal de Electricidad de las casas que entregaría a los afectados con la construcción por la presa La Parota-, sin embargo, lo que sucedió fue que los comuneros limpiaron y quemaron en el patio papeles, colchones, ropa, documentos y todo lo que encontraron en el interior y que pertenecía a los policías comunitarios.

En entrevista, Melchor León dijo que los habitantes del pueblo “ahora sí estamos más felices, un poquito tranquilos, ojalá los trasladen a unos penales tan largo de aquí donde sus familiares no los visiten, porque no merecen ya estar en un privilegio”.

Alrededor de las 9 de la mañana, en la cancha pública se llevó a cabo una reunión convocada por el comisario para decidir qué se iba a hacer con la casa, si se derribaba o si se mantenía entera. Finalmente, según relató, la gente decidió que se conservara y se le diera algún uso, así que se destinó para que sirva como “descanso” para las fuerzas de seguridad que ahora se han instalado en el área, desde policías estatales, federales y ocasionalmente militares, según dijo.

Un fuerte tronido alertó a la familia, que logró salirse a tiempo


Tecpan, 3 de diciembre. Una casa de madera y bajareque se vino abajo en la colonia del PRI en Tecpan. La caída de la vivienda no causó víctimas, sólo daños materiales a los propietarios que se quedaron sin sus pertenencias. 

Un fuerte tronido en la madera del techo, alertó a los que vivían dentro del inmueble, quienes decidieron salirse ante el temor de que éste se viniera abajo, lo que finalmente pasó. 

La casa, propiedad de Cesáreo Hernández Mateo, de 80 años de edad, fue construida con bajareque y madera hace más de 70 años, y desde hace 10 se miraban podridos los horcones de madera que la sostenían, por lo que existía el temor y la alerta de que pudiera venirse abajo en cualquier momento, contó María Irasema Moreno Hernández, nieta del propietario. 

En la casa vivían el adulto mayor con su nieta y sus dos hijos; todos resultaron ilesos. 

La joven contó que cuando escucharon que la madera del techo tronó, se asustaron, y decidieron salirse para refugiarse en la casa del vecino, al tiempo que comenzaron a sacar poco a poco sus pertenencias, como la televisión, un equipo de sonido y la cama, sin embargo, abundó, ya no dio tiempo de más, porque de pronto la casa se vino abajo. 

Archivo

« Octubre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31