Descubre Montreal en todo su esplendor

Escrito por  Dic 03, 2019

Ubicada en una isla del Río San Lorenzo, Montreal ha prosperado como un centro cosmopolita de comunicaciones y comercio y un lugar de innumerables atracciones para disfrutar en familia y con amigos.


Un poco de historia de los inicios de Montreal

Jacques Cartier aterrizó aquí en 1535 y tomó el territorio para su Rey, François I de Francia, pero no fue hasta 1642 que Paul de Chomedey fundó una pequeña estación de misión aquí llamada Ville Marie de Mont-Réal. Este asentamiento original es hoy Montreal, la segunda ciudad francófona más grande del mundo. A pesar del tamaño de la ciudad, las partes de Montreal que interesan a los turistas se encuentran en vecindarios relativamente compactos. Los principales museos y lugares de arte se encuentran en el área de Centre-Ville (centro), donde encontrará Rue Sherbrooke, probablemente la calle más elegante de la ciudad. Es la columna vertebral de la ciudad y la ubicación de muchos museos y otras instituciones. Rue Ste-Cathérine es la principal calle comercial de Montreal, concurrida llena de grandes almacenes, tiendas y restaurantes.

Vieux-Montreal es donde comenzó la ciudad, y sus cimientos y calles originales se conservan en el museo Pointe-à-Callière. Este era el corazón de la ciudad colonial, y sus viejos edificios lo convierten en el barrio más pintoresco de la ciudad. Aquí es donde encontrará la mayoría de las atracciones históricas, así como el popular paseo marítimo a lo largo del Vieux-Port (Puerto Viejo).

Menos turistas pasan tiempo en The Plateau, pero es el corazón del Montreal francófono. Pasear por la Rue St. Denis a menudo se siente como estar en París, con sus elegantes boutiques, restaurantes y cafeterías. Algunos de los restaurantes más populares de la ciudad están aquí, tanto a lo largo de la Rue St. Denis como en otros lugares de este vecindario que se formó en gran parte por sucesivas oleadas de inmigrantes. En su extremo más alejado está Mile End, donde pequeños grupos de calles tienen atmósferas claramente italianas, portuguesas o griegas.


Atractivos para descubrir y atesorar:

Antes de conocer las mayores bellezas de la ciudad, te contamos que en México puedes solicitar el visado para acceder vía aérea desde tu hogar. Si te interesa esta posibilidad, pueder ver más información aquí eta-canada.com.mx/preguntas-frecuentes.html


   1.- Mont Royal

Mont-Royal se eleva 233 metros sobre la ciudad y es el pulmón verde cerca del centro de la ciudad. Un paseo por este hermoso parque permite al visitante ver monumentos de Jacques Cartier y el Rey Jorge VI, pasar un rato en Lac-aux-Castors.

Desde la cumbre, o más bien desde una plataforma debajo de la cruz, se despliega un magnífico panorama de los 51 kilómetros de longitud de la Isla de Montreal y San Lorenzo. En días claros, la vista se extiende a las montañas Adirondack en los Estados Unidos de América.


   2.- Viejo Montreal

Old Montréal es una notable concentración de edificios que datan de los siglos XVII, XVIII y XIX. El distrito tiene la deliciosa sensación de un barrio de estilo parisino, situado entre el paseo marítimo y el centro de negocios. Sus muchos sitios históricos, calles y lugares de interés se exploran mejor a pie.

De las muchas cosas que hacer aquí, lo más destacado es visitar el museo de arqueología e historia de Pointe-à-Callière, la Basílica de Notre-Dame de torres gemelas, los muelles del Puerto Viejo revitalizado y el espacio de reunión al aire libre de Place Jacques-Cartier.


   3.- Jardín Botánico

En lo alto de la ciudad, en los terrenos que albergaron los Juegos Olímpicos de Verano de 1976, Parc Maisonneuve (Metro Pie IX) es el sitio del jardín botánico maravillosamente imaginativo de Montreal. Las diversas plantas se cultivan en 30 jardines temáticos y 10 invernaderos de exhibición, por lo que se representa una amplia gama de climas.

Los jardines al aire libre incluyen los hermosos jardines japoneses y chinos, así como los dedicados a plantas alpinas, acuáticas, medicinales, de sombra, útiles e incluso tóxicas.

Las exhibiciones de rosas son impresionantes, y especialmente interesante es un jardín dedicado a las plantas cultivadas o utilizadas por los pueblos de las Primeras Naciones.

Los altos invernaderos contienen una selva tropical, helechos, orquídeas, bonsáis, bromelias y penjings (árboles chinos en miniatura). También hay un interesante Insectario y un enorme lugar destinado a las aves.