De vendedores de artesanías a solicitantes de solidaridad por la pandemia Foto: Raúl Aguirre

De vendedores de artesanías a solicitantes de solidaridad por la pandemia

Escrito por  Abigail Perezcano Jun 03, 2020

Wenceslao y su familia, obligados a pedir apoyo en los semáforos de la Costera


El señor Wenceslao ha vendido artesanías en las playas de Acapulco durante 50 años y ahora, ante la contingencia por el Covid-19, tiene que pedir el apoyo de los ciudadanos en la avenida Costera.

Todas las mañanas, Wenceslao, su esposa y su nieto se ponen a botear en la principal avenida del puerto con cartulinas en mano, en las que piden ser apoyados ante el paro de actividades económicas a causa de la pandemia.

El hombre, originario de Acapulco, relató que desde los 10 años de edad vende artesanías en la playa y que en 50 años como vendedor informal no había vivido una situación tan difícil como la de ahora.

Dijo que dejó de vender desde finales de marzo, días antes de que se determinara el cierre de las playas de Guerrero para evitar contagios por Covid-19.

Reprochó que los gobiernos federal, estatal y municipal han pedido a los ciudadanos quedarse en casa; pero en su caso no ha recibido ningún apoyo alimentario ni económico para poder permanecer en confinamiento.

“Desde el 21 de marzo para acá ya se paró todo, decían ‘quédate en casa’ pero no llegaban las despensas; entonces uno pues tiene que salir a buscar, está obligado uno a salir a buscar porque tiene que comer la familia, mi esposa también aquí anda, y tiene que buscarle uno, porque no hay trabajo, no hay empleo”, manifestó.

Incluso dijo que ha recibido más apoyo de los ciudadanos que transitan por la Costera, quienes además de dinero le han dado despensas.

“Nunca había pasado algo así, ahorita está paralizado todo, uno quisiera andar vendiendo pero a quién le voy a vender, no hay gente; la misma gente de aquí nos estamos ayudando, aquí nos dan una ayuda más que el gobierno. Ninguna despensa, sólo de las personas, la gente nos apoya más que el gobierno”, expresó.

Comentó que hace unos 15 días fue censado por trabajadores de la Secretaría del Bienestar del gobierno federal, pero hasta el momento no le han llamado para recibir el apoyo.

Enfatizó que seguirá pidiendo el apoyo de los ciudadanos en la Costera hasta que “todo se normalice”, pues dijo que tiene fe en que el puerto volverá algún día a la normalidad.