Surgimiento de policías ciudadanas en La Montaña fue una necesidad, indican Foto: La Jornada Guerrero/Archivo

Surgimiento de policías ciudadanas en La Montaña fue una necesidad, indican

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Dic 03, 2019

Asesinatos de líderes sociales no deben quedar impunes, señalan


Tlapa, 2 de diciembre. “El surgimiento de la Policía Ciudadana y Popular (PCP)fue una necesidad para salvaguardar la tierra, la vida y la seguridad de todas las personas de La Montaña de Guerrero, porque el Estado mexicano desatendió su obligación constitucional y falló a nuestras comunidades indigenas de brindarles seguridad a la ciudadanía, y porque el crimen, la violencia organizada, ya había rebasado las instituciones gubernamentales”, aseguró Citlalli Pérez del Consejo de Seguridad y Justicia-PCP en Tlapa.

Narró que en 2012 la respuesta inmediata de los pueblos indígenas nahuas de los municipios de Olinalá y Cualác fue la creación de su Policía Ciudadana y Popular y, un Consejo de Gobierno, Seguridad y Justicia, quienes se encargarían de la seguridad de sus pueblos, promover acciones de prevención a la violencia y el delito, mediante la aplicación de las tres erres, retener, reeducar y reintegración social. “Cuando dimos a conocer este proyecto de vida comunitaria, en ese entonces, muchos nos aplaudieron, otros nos felicitaron; la respuesta de las autoridades institucionales fue de violencia, de no aceptación, de criminalización de la organización de los pueblos, por el solo hecho de ejercer nuestro derecho a la libre autodeterminación”, explicó.

Citlalli Pérez resaltó que en estos siete años de la PCP los pueblos no solo se agruparon para luchar con su policía ciudadana, sino también “para tener una educación que sirva para la vida, forjada desde abajo, desde la experiencia docente, una educación que promueva el desarrollo humano, para llegar a la conciencia social, es lo que nos llevara  también, a tener una seguridad alimentaria, económica, en armonía con la naturaleza, es decir, una democracia real”.

Subrayó que el CSJ-PCP repudia los hechos de violencia que se vienen ejerciendo para seguir sosteniendo un poder político, económico, social, que en nombre de la democracia, del progreso, del desarrollo, se han valido de la ignorancia de las personas, desatando conflictos sociales, guerras, persecuciones, asesinatos, desapariciones forzadas, secuestros, para seguir perpetrándose en el poder político.

Concluyó mencionando que los casos de violencia ocurridos recientemente en La Montaña como el asesinato del profesor Arnulfo Cerón, el de Antonio Díaz Vivar, no pueden quedar impunes, “como CSJ-PCP hacemos un llamado al gobierno federal y a las autoridades que se encargan de aplicar las leyes y la justicia en este país, para que realicen la investigación correspondiente y se les haga justicia a sus familiares”.