Reubicarán a 120 familias de pueblo de Atoyac por múltiples fallas geológicas Foto: Rubén Vázquez Santiago

Reubicarán a 120 familias de pueblo de Atoyac por múltiples fallas geológicas

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Oct 02, 2019

Pie de la Cuesta, localidad serrana, se encuentra asentada en una zona de alto riesgo, informan en la sesión del Consejo Estatal de Protección Civil


Atoyac, 1º de octubre. Unas 120 familias de la comunidad de Pie de la Cuesta, ubicada en la parte alta de la sierra de Atoyac, serán reubicadas en los próximos días, por el riesgo en que se encuentra esa localidad por las múltiples fallas geológicas que hay en los cerros que la rodean.

El anuncio fue dado a conocer por las autoridades que participan en la Sesión Permanente del Consejo Estatal de Protección Civil efectuada en las instalaciones de la octava Región Naval de Acapulco, informó la Dirección municipal de Protección Civil de Atoyac.

Las 120 familias que están en la población serrana se encuentran asentadas en una zona de alto riesgo, por varias fallas geológicas que fueron detectadas mediante estudios especializados que se realizaron en el lugar, por miembros del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), quienes desde 2013, han realizado estudios geológicos en los cerros de La Mira y La Tentación, donde encontraron grietas de varios metros de longitud hechas por el escurrimiento de agua, de las lluvias generadas por los fenómenos meteorológicos.

Se anunció además que en las próximas horas llegarán al municipio cafetalero personal capacitado de distintas dependencias federales y estatales como la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y Protección Civil del estado (SPC) para verificar la situación y determinar la manera en que se llevará a cabo la reubicación de las familias, a fín de prevenir incidentes.

Se espera que los especialistas se trasladen vía aérea ya que por el momento los derrumbes en los caminos y la creciente de ríos y arroyos dificultan el paso de vehículos a la zona, en la que actualmente los habitantes sólo mantienen comunicación por radio.

En octubre de 2013, después del paso de la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid, los pobladores fueron evacuados porque los miembros del Cenapred dictaminaron que las laderas estaban inestables por la carga de agua que contienen, debido a las intensas lluvias registradas en ese poblado en esa ocasión.

Posteriormente en 2014 un equipo de geólogos expertos en estudios de la tierra de la Universidad Autónoma de Guerrero, en coordinación con la Sedatu y el gobierno municipal, realizó una inspección en los cerros que rodean la comunidad, para analizar las grietas y fisuras de varios metros de longitud que provocaron las lluvias, con el propósito de dictaminar la posible reubicación de esa población ante el riesgo de deslaves.