Con bloqueos y toma de oficinas exigen atender carencias educativas Foto: Salvador Cisneros Silva

Con bloqueos y toma de oficinas exigen atender carencias educativas

Escrito por  Salvador Cisneros, Dassaev Téllez Adame y Rodolfo Valadez Luviano Sep 10, 2019

En Tlapa, cierre vial; en Chilpancingo ocupan la SEG; en Azueta, protestan en Prepa

Padres de familia quieren regularizar un plantel, mejorar una secundaria y cubrir plazas faltantes

Son escuelas de varios niveles de diferentes municipios; autoridades no les resuelven, dicen


Tlapa, 9 de septiembre. Padres de familia de las comunidades de Tlaquiltzinapa y Ahuatepec Ejido bloquearon la carretera federal Tlapa-Chilpancingo para exigir al gobierno del estado y la Secretaría de Educación Guerrero se atiendan las necesidades del Colegio de Bachilleres que lleva más de 9 años trabajando sin clave, así como mayor inversión en infraestructura para la secundaria técnica Gabriel García Márquez.

Cerca de 300 padres de familia que tienen a sus hijos estudiando en el Colegio de Bachilleres por cooperación, en la comunidad de Tlaquiltzinapa, y en la secundaria general Gabriel García Márquez, en la comunidad de Ahuatepec Ejido, iniciaron con el bloqueo carretero alrededor de las 8 de la mañana para exigir la intervención del gobernador Héctor Astudillo Flores y del secretario de Educación. 

Pedro Ortega, padre de familia del Colegio de Bachilleres, informó que han pasado más de 9 años que el plantel ha trabajado gracias a la cooperación mensual que dan los padres de familia para pagar a los 15 profesores, mismo que atienden una demanda de más de 200 alumnos.

Detalló que, en meses pasados, ya se habían tenido pláticas para que la Secretaría de Educación Guerrero le otorgara por fin la clave al Colegio de Bachilleres que ha funcionado por más de 9 años, pero la Secretaría sólo había dado largas.

“Estamos aquí para exigir que se cumpla con los padres y los alumnos de esta institución, de que se brindará la clave única y el contrato del personal, para tener mayor beneficio o un techo presupuestal, ya es justo que el gobierno del estado reconozca a esta institución que se ha mantenido gracias a los padres de familia, quienes mensualmente pagan para el sueldo de los profesores”, indicó Pedro Ortega.

Por su parte, el comisario del poblado de Ahuatepec Ejido, Mario Ceforo Morales, pidió a las autoridades estatales y federales mayor inversión para mejorar la infraestructura de la secundaria general Gabriel García Márquez, que cuenta con cerca de 200 alumnos indígenas.

Pidió que el gobierno del estado e Igife cumplan su compromiso de entregar butacas nuevas, además de la construcción de cuatro aulas nuevas, ya que las actuales se encuentran en malas condiciones y fueron afectadas por el sismo de 2017.

Además pidió que se agilice la basificación de cuatro docentes que han laborado por más de dos años sin cobrar, y se pague las horas que adeuda la Secretaría de Educación a los profesores.

Los padres de familia aseguraron que era mentira que la Secretaría de Educación Guerrero tuviera una comunicación con ellos para establecer una mesa de trabajo, esto luego de que se realizara una publicación en las redes sociales de la Seg.

 “Queremos un diálogo directo con el gobernador o el Secretaría de Educación en Guerrero, no queremos a nadie más; aquí continuaremos hasta que se resuelva o sean atendidas nuestras demandas como padres de familia y alumnos que tenemos el derecho a una educación de calidad”, concluyeron.

Tres escuelas protestan en Chilpancingo; toman oficinas

Mientras, en Chilpancingo, padres de familia, profesores y directivos de 3 escuelas primarias, pertenecientes a la zona escolar 113, tomaron las instalaciones de la Dirección de Personal de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) para exigir la dotación de personal docente, administrativo, directivo y de intendencia.

Señalan que no sólo son estas 3 escuelas las que tienen esta problemática, sino que en toda la zona escolar, la cual alberga a 10 primarias, donde hacen falta al menos 25 personas en los centros de trabajo.

Las escuelas que participaron en la toma del inmueble son la Emiliano Zapata y Cuauhtémoc, de San Luis Acatlán, así como la escuela Benito Juárez, de Iliatenco.

Fueron atendidos por autoridades educativas, pero luego de percatarse de que sólo les querían dar largas y se estaban extendiendo con la mesa de diálogo, optaron por tomar el inmueble, impidiendo la salida de trabajadores y visitantes, esto cerca de la 1 de la tarde de este lunes.

Al exterior del inmueble, parte de los profesores presentes denunciaron la problemática de las instituciones.

Primeramente, los docentes de la primaria Benito Juárez, ubicada en la cabecera municipal de Iliatenco, señalaron que, de manera urgente, requieren dos profesores para los grupos de segundo y tercer grado, ya que estos son considerados los más importantes, que es donde se aprende lo básico de las matemáticas y aprenden a leer.

Argumentaron que trataron de fusionar estos grupos, pero al tener más de 40 niños, no pueden garantizar una calidad en su educación.

Mientras que en la primaria Emiliano Zapata, ubicada en el centro de San Luis Acatlán, siendo esta una de las más grandes y con mayor número de alumnos.

Detallaron que en esta institución se requieren de 2 profesores, además de un asistente de servicios y un directivo.

Por otro lado, en la escuela Cuauhtémoc, que está en la localidad de Jolotichán, perteneciente al municipio de San Luis Acatlán, indicaron que en esta institución hacen falta 3 docentes y un personal administrativo.

Protestan en la Prepa Popular de San José Ixtapa por la matrícula

También en Zihuatanejo, padres de familia de la Preparatoria Popular de San José Ixtapa, se manifestaron en ese plantel en protesta porque las autoridades de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), entregó matrículas a sólo 50 por ciento de los alumnos que ahí estudian, “lo que significa una clara represión en contra de los jóvenes que desean estudiar y prepararse”.

De acuerdo con Vicente Ramos Peñaloza, presidente de la Sociedad de Padres de Familia del plantel, las matrículas para los estudiantes fueron solicitadas por la profesora Noemí Urióstegui Albarrán, coordinadora de la institución, al director de Administración Escolar, Jaime Kahan Hernández, mismas que fueron pagadas debidamente por los alumnos a las cuentas de la UAGro, y aprobadas por Carlos Saavedra, coordinador de la Zona Sur de Acapulco.

Abundó que cuando fue cuestionado el funcionario de la máxima casa de estudios de Guerrero, éste respondió que “los alumnos que no alcanzaron matrícula se fueran a otro bachiller”.

El tutor contó que la escuela se fundó con el único propósito de que la comunidad de San José, que cuenta con más de 25 mil habitantes, tuviera una institución educativa de nivel medio superior, y que los padres de familia ya no mandaran sus hijos a la cabecera municipal, que es donde se encuentra la prepa 13, y con ello ayudar con la economía familiar, “además de que tenemos la oportunidad de vigilar a nuestros hijos de cerca y cuidarlos de la inseguridad que se vive todos los días”, apuntó.

Dijo que debido a que 30 alumnos carecen de matrícula, la intención de las autoridades de la UAGro es retirarlos del plantel, a pesar de que llevan más de dos semanas de trabajo, “lo que no permitirán los padres de familia -advirtió- ya que es derecho de los estudiantes elegir la escuela donde quieren estudiar, y no ser las autoridades las que te impongan a dónde irte”.

Agregó que la única explicación que les da Jaime Kahan, es que son indicaciones del gobierno federal y estatal no dar más matrículas a las prepas populares.

Ante la negativa, indicó que los padres acordaron realizar un plan de acción:

1) El martes y miércoles boletinar en todas las comunidades cercanas para que se conozca la problemática. 2) Presentar una queja ante la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de la UAGro. 3) El próximo viernes presentarse en las oficinas de la Universidad y el viernes 13 de septiembre presentarse en el zócalo capitalino donde se llevará a cabo la ceremonia conmemorativa por el Primer Congreso de Anáhuac, con pancartas para exigir que sea atendida su petición.