Familiares, amigos y compañeros sepultaron ayer a Diana Paulina Rendón Alcaraz, en Chilapa, la menor que estuvo desaparecida durante nueve días. Familiares, amigos y compañeros sepultaron ayer a Diana Paulina Rendón Alcaraz, en Chilapa, la menor que estuvo desaparecida durante nueve días. Foto: Arturo de Dios Palma

Falta voluntad política para garantizar la seguridad de mujeres y niñas: Tlachinollan

Escrito por  Salvador Cisneros Silva y Arturo de Dios Palma Nov 23, 2017

Lamentan organizaciones sociales falta de justicia por los feminicidios en el estado

Familiares y amigos despiden a Diana Paulina en Chilapa; perdonan a los responsables del crimen


Tlapa, 22 de noviembre. Organizaciones sociales de mujeres de La Montaña y el Centro de Derechos Humanos de La Montaña, condenaron el asesinato de la niña que fue encontrada en el municipio de Chilapa, además lamentaron que el gobierno del estado no ha generado condiciones de seguridad y no se haya hecho justicia por los múltiples casos de feminicidios que se han registrado en Guerrero.

La abogada de Tlachinollan, Neil Arias, aseguró que existe una preocupación de las organizaciones de derechos humanos por los altos niveles de violencia que se registran en el estado, siendo que Guerrero ocupa el lugar número uno en el porcentaje nacional con mayor número de asesinatos dolosos.

“Nosotros consideramos que el estado no ha tenido voluntad para brindar mayor protección y tener mayor reacción cuando se presenta un caso de desaparición

Destacó que, a pesar de que en julio de este año, se decretó la alerta de género por los altos números de feminicidios y desapariciones de mujeres, pero que no se ha observado la voluntad política para garantizar la seguridad de las mujeres y niñas.

“Estamos muy consternados por el caso de la niña encontrada muerta en Chilapa, también nos preocupa la notable indolencia por parte de las autoridades de la justicia, desde el momento en que se denunció la desaparición y se da la alerta Amber, se tuvo que generar un protocolo de búsqueda especializado, no hemos visto el trabajo especializado de la policía o una investigación, nada de esto se hace”, subrayó.

Resaltó que para estos casos de desaparición, han sido las propias familias quienes toman la iniciativa ante la ineficiencia de las autoridades de seguridad, y son los propios familiares quieren hace la reconstrucción de los hechos, indagan o acuden a los lugares o recorren caminos siguiendo pistas.

“Los altos niveles de violencia ha dejado desprotegidas y con mayor vulnerabilidad a las mujeres, ante un gobierno que no ha tenido voluntad y que no ha demostrado tener una idea de cómo realizar un proceso de diligencia”, lamentó.

Por su parte, la organización social Mujeres, Voz y Rostro de La Montaña, condenaron los hechos de violencia que se han registrado en el estado de Guerrero, e hicieron un llamado al gobernador del estado para que se haga justicia por las más de 100 mujeres asesinadas en Guerrero en lo que va del año.

Despiden familiares y amigos a Diana en la cancha de basquet

En Chilapa, eran las 6 de la tarde del 12 noviembre, Diana Paulina Rendón Alcaraz estaba con su mamá y su hermana viendo un partido de baloncesto, su deporte favorito, en la cancha de La Villa, uno de los barrios tradicionales de Chilapa.

Diana Paulina dijo que quería ir al baño, se paró y se fue a la casa de su tío, a unos 400 metros de distancia.

Media hora después, los primos de Diana Paulina llegaron a la cancha preguntando por ella; su mamá y su hermana les dijeron que había ido al baño precisamente a su casa. Los chicos negaron haberla visto y optaron por regresar a buscarla.

Diana Paulina no llegó a la casa de su tío, en los 400 metros que separan la cancha de la casa de su tía desapareció. Desde ese momento la familia comenzó a buscarla, a preguntar por ella, pero no hubo respuesta. Nadie supo de Diana hasta nueve días después, el martes 21 de noviembre, cuando apareció muerta tirada en un camino rural que conduce a la comunidad de Acazacatla.

La única información precisa sobre Diana Paulina que recibió la familia fue ese martes. Eran las 7:30 mañana, cuando uno de sus tíos recibió una llamada telefónica. Le dijeron que rumbo a Acazacatla habían encontrado el cuerpo de una niña. Se imaginaron lo peor. 40 minutos después, llegaron al lugar y confirmaron lo que temían: el cuerpo de Diana Paulina estaba tirado en una cuneta sin vida.

“Cuando llegué, la vi y luego la reconocí, no le vi ningún indicio de tortura, de un impacto de bala, o de tortura, nada. Todavía la toqué y estaba tibiecita”, contó el tío.

Durante los nueve días, la familia recibió mensajes intimidatorios, pero ninguno de ellos con información real sobre el paradero de la menor. A Diana Paulina le marcaron a su celular hasta el cansancio, nunca respondió.

La Fiscalía General del Estado (FGE) activó la alerta Amber pero no dio resultados.

Este miércoles, en el templo del barrio de La Villa, cientos de personas llegaron a la misa de cuerpo presente a despedir a Diana Paulina. La mayoría de los asistentes eran niños: sus compañeros de la secundaria Benito Juárez y del equipo de baloncesto Club La Villa.

Al salir del templo la llevaron a la cancha de baloncesto donde la vieron por última vez, donde también jugaba y entrenaba, donde pasaba mucho tiempo.

“Diana y su hermana son de las mejores del equipo, uno a veces la veía jugar o entrenando sola, le gustaba mucho”.

Diana Paulina se había aferrado al baloncesto con mayor intensidad desde el 20 de agosto cuando murió su padre.

Como una forma de homenaje, sus compañeras de equipo no se retiraron de la cancha hasta que encestaron. Cuando lo logró una de ellas, todos aplaudieron y lanzaron porras, mientras que muchos más lloraron.

En la calle donde vivía Diana Paulina, la 13 norte, la muerte en los últimos años ha sido frecuente. El vocero del colectivo Siempre Vivos, José Díaz Navarro, tiene un recuento. Dice que desde 2014 a la fecha, han matado a 15 vecinos.

Según el recuento de Siempre Vivos, en Chilapa en este 2017 han asesinado a 243 personas, en el contexto de la disputa entre Los Rojos y Los Ardillos.

La familia de Diana Paulina no pide nada. Dicen que ya perdonaron a los responsables. “Nosotros vivimos con amor, no con rencor, no vivimos con odio. Nada que le pidamos nos va regresar a mi sobrina”.