Conmemoran el Día del Bombero en la estación central de Acapulco Foto: Raúl Aguirre

Conmemoran el Día del Bombero en la estación central de Acapulco

Escrito por  Héctor Briseño Ago 23, 2019

El principal reto o temor es no regresar con vida de un servicio o auxilio, dicen

La población del puerto ya creció, somos 167 elementos, he estado pidiendo 50 más, dice director

Me siento como el primer día que llegué con las mismas ganas de seguir ayudando”, expresa


El principal reto o temor es no regresar con vida de un servicio o auxilio, expresaron bomberos de Acapulco, en la conmemoración del Día del Bombero, en la estación central de la avenida Farallón.

No obstante, el deseo de servir se mantiene intacto.

“Me siento como el primer día que llegué a los bomberos, con las mismas ganas de seguir ayudando”, expresó el director del cuerpo Bomberos, José Hernández Ramírez, con 30 años de antigüedad y nueve al frente de la corporación.

Para muchos de los elementos en activo, el incendio suscitado en el hotel Calinda, a principios de la década pasada, es la conflagración que más recuerdan, pues perdieron la vida dos de sus compañeros.

Hernández Ramírez advirtió que “la población de Acapulco ya creció mucho, somos 167 bomberos, he estado pidiendo arriba de 50 elementos, ya son tres administraciones con esta las que pedimos más elementos”, y señaló que un bombero gana cerca de 5 mil pesos a la quincena.

–¿Qué representa laborar todos los días como bombero?

–Como todos los ciudadanos, cuando salimos a trabajar dejamos todo, nuestra labor es de riesgo, nuestras familias quedan al pendiente de que nosotros regresemos con vida, pero no se sabe si vamos a regresar, como está el planeta, ha habido muchos problemas humanos y naturales, hay mucho riesgo de sufrir un percance, quizá hasta perder la vida.

–¿Qué auxilio es el que más recuerda? – Se le pregunta al actual jefe de Bomberos.

–Para mí todas las actividades y servicios son importantes, cada servicio aprendo, tengo una experiencia más, pero en sí, son los incendios, como el del hotel Calinda, o los incendios del mercado.

–Muchos de sus compañeros recuerdan lo ocurrido en el hotel Calinda. – Se le comenta.

–Resultó muy notable, perdimos dos elementos, fue por ahí de 2001. Duele mucho, fue una cuestión de que cayeron dos elementos, y es doloroso para nosotros.

–¿Qué otros auxilios prestan?

–Nos llaman para quitar enjambres de abeja, fugas de gas, personas atrapadas en un elevador, choque de vehículos, rescate urbano, incendios.

–¿Cómo se siente ahora?

–30 años de experiencia. Cada día más me siento orgulloso, ahora tengo nueve años como jefe de bomberos. Estoy como el primer día que entré a bomberos, con esas ganas de seguir ayudando. –Subrayó José Hernández, quien recordó que “lo mejor es la satisfacción, aquí se aprende, yo llegué por necesidad del trabajo, mantener a mi esposa y mi familia, y a través del tiempo fui aprendiendo y valorando los problemas de la ciudadanía”.

Agregó que “es una historia bonita, aunque lamentable para las personas que perdieron a algún familiar, donde a veces uno no llega a tiempo, quisiera estar en ese momento”.

Para el bombero Eduardo Gallardo Medina, el principal reto o temor es no regresar con vida, al expresar que “aunque tienes experiencia siempre existe ese temor”.

–¿Qué representa laborar como bombero?

–Es una adrenalina muy grande, salvar a alguien. La mirada de la gente que te regala, la alegría cuando se ve salvada o ayudada; a final de cuentas somos humanos, y representa emociones ayudar a una persona. Es como cualquier trabajo. –Responde el joven elemento, quien advirtió que los bomberos deben trabajar con material escaso, como unidades y uniformes, y en ocasiones, hasta el vencimiento de las cláusulas de los seguros. Resaltó que sus hijas, aún pequeñas, y su esposa, se tienen que hacer a la idea que tal vez en una ocasión no regrese. Sin embargo, subrayó que “me siento muy orgulloso de mi trabajo”.