Mujeres que aún laboran en el CCM, respaldan a Rosario Robles Foto: Especial

Mujeres que aún laboran en el CCM, respaldan a Rosario Robles

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Ago 16, 2019

Tlapa, 15 de agosto. El grupo de mujeres que permanece laborando en el Centro Ciudad de Las Mujeres (CCM) respaldó a la ex titular de la Sedatu, Rosario Robles cuando fue acusada por siete mujeres de las irregularidades que se cometían dentro de la institución.

En septiembre de 2018, Eréndira Gonzales y María Isidro Sánchez, junto con un grupo de trabajadoras del CCM se presentaron en un programa de comunicación nacional para respaldar a Rosario Robles Berlanga, ex titular de la Sedesol y Sedatu,  quien ahora se encuentra en presión preventiva por el desvío de más de 5 mil millones de pesos.

El grupo de mujeres acudió al programa de radio y televisión para hacer públicas las acusaciones que hacían contra un grupo de siete mujeres que habían sido despedidas del Centro Ciudad de las Mujeres por dar a conocer las irregularidades, y sobre todo, acusar a Rosario Robles del mal uso del dinero destinado para el pago de las trabajadoras.

Este grupo de mujeres se mantiene hasta el momento laborando sin sueldo en el Centro Ciudad de las Mujeres exigiendo al nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador que se revisara la situación del centro creado en el gobierno de Enrique Peña Nieto para atención a mujeres victimas de violencia.

Tras las investigaciones, se destacó que el gobierno de Peña Nieto nunca firmó un decreto para la creación del centro, por lo que no hubo ninguna partida presupuestal destinada para el pago de las trabajadoras y el mantenimiento del lugar.

En 2017, otro grupo de trabajadoras denunció las irregularidades de los pagos que tenían retrasos de hasta cuatro meses, además del hostigamiento que sufrían por parte de la ex directora y el personal cercano a ella, las mujeres que denunciaron ante los medios fueron despedidas inmediatamente.

Tras los despidos, las mujeres no lograron proceder legalmente ya que no tenían ningún contrato firmado, la mayoría laboraba por honorarios de servicio.