Niñas indígenas náhuatl portando su vestimenta de acateca, toman un descanso en las gradas de la catedral, luego de participar en un recorrido por las calles del municipio con música y bailes tradicionales. Niñas indígenas náhuatl portando su vestimenta de acateca, toman un descanso en las gradas de la catedral, luego de participar en un recorrido por las calles del municipio con música y bailes tradicionales. Foto: Salvador Cisneros Silva

Alerta obispo de posible ola de violencia, extorsiones y secuestros en la región Centro

Escrito por  Arturo de Dios Palma Ago 20, 2017

Varios alcaldes le han expresado su temor por la delincuencia, señala Salvador Rangel

Tiene información “de buena fuente” de que un líder criminal se está quedando sin dinero, revela


Chilpancingo, 19 de agosto. En los próximos días en la región Centro de Guerrero se puede venir una ola de violencia, extorsiones y secuestros, alertó el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza. La razón: la crisis financiera de un grupo delictivo.

Durante la homilía en una misa que celebró este sábado en San Mateo, uno de los barrios tradicionales de Chilpancingo, el obispo pidió a los feligreses que se cuidarán porque se vendrá una ola de violencia.

En entrevista al termino de la celebración, Rangel Mendoza explicó que cuenta con información “de buena fuente” de que un líder criminal se está quedando sin dinero.

“Sé que un jefe de los carteles de aquí en Guerrero se le han agotado los recursos económicos y posiblemente va aumentar la ola de secuestros y extorsiones. Desgraciadamente ellos tienen otros jefes más arriba y tiene que pagar la cuota y cuando no tienen es cuando comienzan a delinquir y hacer fechorías para estar bien con otras personas de más arriba”, dijo el prelado.

Rangel Mendoza llegó a Guerrero hace justo dos años a dirigir a la iglesia en uno de los territorios más violentos del estado. Chilpancingo y su crisis de empresarios hostigados por el narco. Chilapa con el rastro de los 140 desaparecidos debido a la disputa entre Los Rojos y Los Ardillos. La Sierra y la amapola que es el imán que ha atraído la violencia y que no ha logrado sacar a los campesinos de la pobreza.

El obispo indicó que en Guerrero varios alcaldes le han expreso su temor por el clima de violencia que se vive.

“Con los que he platicado se sienten vulnerables, acosados porque dicen: nosotros también tenemos familia, tememos por la familia y por nosotros mismo. Esa es una realidad que todo mundo se siente amenazado”.

Y agregó: ”Todo mundo nos tenemos que cuidar, una de las soluciones es que los ciudadanos nos tenemos que empoderar. No entrar en el pánico y en el miedo porque ahí vamos perdiendo todos. Ayer estuve en Chilapa y a las 9 0 10 de la noche los únicos que se pasean son los militares o los policías federales: la gente tiene miedo. Yo rarísima vez salgo en la noche, porque donde vivo continuamente hay balaceras, como es por la salida a la Ciudad de México a Tixtla, a Chichihualco. Constantemente oigo las balaceras. Yo incluso me siento inseguro dentro de la ciudad y dentro del estado”.

El obispo indicó que otro factor en el incremento de la violencia en Guerrero es porque el gobierno federal ha comenzado a cortar amapola en la Sierra y en la Montaña.

“(…) esto se genera un fenómeno: al haber menos amapola hay menos opio y los grupos se están peleando el poco opio que hay y es donde se produce esta guerra”.

Al obispo reporteros lo cuestionarios sobre la fallas en los servicios como la distribución del agua y la recolección de basura en la capital. Primero Rangel Mendoza dijo que en Chilpancingo no falta agua pero el problema, dijo, es que “si quieres tener agua la debes comprar”. Y después afirmó que la vena de agua y la recolección de basura lo controlan las mafias. 

“El municipio ha sido desplazado: la falta de estos servicios es por las mafias”.