Taxqueños se quejan de la restauración de Santa Prisca Foto: Tomada del Facebook

Taxqueños se quejan de la restauración de Santa Prisca

Escrito por  Raymundo Ruiz Avilés Abr 22, 2019

Taxco, 21 de abril. Integrantes de la Junta de Conservación y Vigilancia de Taxco se manifestaron contra los trabajos de restauración y cromática de la parroquia de Santa Prisca y San Sebastián afectada por el sismo del 19 de septiembre de 2017 y por los colores que se han implementado.

Ante los últimos trabajos de rehabilitación de una parte del templo parroquial y la colocación de colores en amarillo ocre que simboliza el trigo y el color vino que representa la sangre de cristo, los miembros de la junta no están de acuerdo con estas tonalidades.

El presidente de la Junta, Mario Hipólito Flores Pérez, señalado desde el sismo de 2017 que este órgano de conservación no fue tomado en cuenta por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ni tampoco dio permiso para que el Colegio de Arquitectos de Guerrero participara en la restauración y rehabilitación del inmueble del siglo XVIII.

Ahora la mesa directiva de la junta emitió un documento en el que protestan contra el INAH, porque consideran que los colores no corresponden con la realidad de lo que fue el templo católico.

También se quejaron de que el INAH se ha encargado “sistemáticamente de obstruir la intervención que nos corresponde en los trabajos de restauración de los daños causados por los sismos de septiembre de 2017. Cabe precisar que cuando José de la Borda construyó este hermoso monumento de cantera, no lo pintó de rojo y amarillo canario, tal como lo ha hecho el INAH, desvirtuando la belleza original del mismo”.

Los miembros escribieron: “Esta Junta eleva su más enérgica protesta contra las autoridades responsables de aplicar una cromática inadecuada en los muros de nuestra parroquia de Santa Prisca y San Sebastián, misma que no se integra a los colores originales que tenía dicho templo al acabar su construcción”.

“Asimismo –continuaron– por el error garrafal de embadurnar con pintura de color morado obscuro los balaustres, cornisas, derrames y abocinados de dicho templo, impidiendo con eso, que dichos elementos luzcan la hermosa cantera rosa con que fueron construidos de origen y que le daba una distinción especial, digna de nuestro majestuoso monumento histórico y colonial por excelencia, para beneplácito de nuestros visitantes y orgullo de nosotros los taxqueños”.