Huyen 10 familias por contaminación del Balsas en Tanganhuato: comisario Foto: La Jornada Guerrero

Huyen 10 familias por contaminación del Balsas en Tanganhuato: comisario

Escrito por  Jesús Pintor Abr 09, 2019

Desde 2013 se rompió el drenaje; temen enfermedades


Pungarabato, 8 de abril. Con más de un año con el rompimiento del drenaje, 10 familias de la colonia Las Calaveras de Tanganhuato, decidieron abandonar sus hogares, por el riesgo a enfermedades, y que se agudiza la posibilidad en tempo de lluvias, informó el comisario municipal Gilberto Agustín Mondragón.

Tres son las áreas afectadas directamente con el rompimiento del drenaje, informó la autoridad comunitaria: Las Calaveras, La Lomita y Cantarranas, y en todos los casos, son inhabitables, con la diferencia, en el caso de La Lomita, informó Agustín Mondragón, que si bien hay casas, nunca han sido habitadas “y menos lo serán por este problema”.

Su petición para la solución al problema ya ha sido enviada al jefe de la Jurisdicción Sanitaria 01, Enrique Robles Romero, pero “ni siquiera se ha presentado en el pueblo”, además de que los escritos firmados, inclusive por la encargada del centro de salud del lugar, han sido recibidos por sus asistentes o secretarias, reprochó la fuente.

El área se ha convertido en una zona de riesgo para enfermedades de la piel, gastrointestinales, “pero sobre todo, por la presencia del mosquito, por el dengue, que se ha convertido en un gran problema en el pueblo”, abundó el comisario municipal, quien aclaró que se han dado datos erróneos y alarmantes, como el caso inexistente de una mujer embarazada contagiada por dengue hemorrágico.

Lo que sí es real, dijo Gilberto Agustín, es que entre los afectados por el dengue hay menores de edad y adultos mayores; y en el caso de los que huyeron de sus casas, muchos están en casas prestadas o con sus familiares, por lo que han dejado animales en corraletas como chivos y cerdos, pero no así perros, pues se los llevaron también.

La obra de drenaje fue mal construida y entregada en 2012, por lo que en 2013, fecha de la contingencia, el drenaje arrojó grandes volúmenes de aguas residuales, por mucho tiempo, y al no tener salida, “las aguas negras suben pese a la gravedad, para desbordarse por la olla de recepción inicial”.

De acuerdo al comisario, el desbordamiento de las aguas negras ha rodeado al pueblo, y en el pozo de visita, informó la autoridad comunitaria, arroja las aguas crudas al río Balsas, en un cauce artificial abierto por los pobladores, quienes en un afán de evitar que se estancaran las aguas y formaran un gran charco y, en consecuencia, un gran foco de infección, decidieron abrir un surco para su descarga en el río Balsas.

En el caso del presidente municipal, Reynel Rodríguez Muñoz, explicó el comisario, ha ido a verlos y a verificar el problema, y ha asegurado que busca el recurso para una laguna de oxidación, y que espera que sea pronto para que se pueda trabajar en ella, por la urgencia que el caso amerita, abundó Agustín Mondragón.