Buscarán restauranteros de Puerto Marqués audiencia con López Obrador Foto: Tomada del Facebook

Buscarán restauranteros de Puerto Marqués audiencia con López Obrador

Escrito por  Héctor Briseño Feb 19, 2019

Plantearán la pérdida de playa por la Marina Majahua, anuncian


Restauranteros del bloque tres de Puerto Marqués solicitarán una audiencia con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para plantear el problema de la perdida de la zona de playa, que ha afectado a unos 25 establecimientos, a raíz de la construcción de la marina Majahua en 2011, por parte de una empresa privada. 

En reunión sostenida en el restaurante Celia de Puerto Marqués, con la participación de representantes ciudadanos de este poblado, los asistentes acordaron solicitar equipamiento para la escuela primaria Morelos, que actualmente es reconstruida, así como dotarla de mayor iluminación, paneles solares, computadoras e Internet. 

Asimismo, en referencia a la marina construida en playa Majahua, integrantes del comité ciudadano de Puerto Marqués, explicaron que pedirán al presidente Andrés Manuel López Obrador, que “se haga justicia a Puerto Marqués”.

En el encuentro participó el ex senador Sofío Ramírez, quien se comprometió a solicitar una audiencia con el subsecretario de derechos humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, quien ya conoce la problemática de la falta de zona de playa, la cual afecta a unos 25 restaurantes del bloque tres de Puerto Marqués. 

El presidente de la Coalición de Servicios Turísticos, Deportes Acuáticos y Reestaurantes del Nuevo Muelle de Puerto Marqués, Alfonso García Vargas, explicó que los afectados por el daño en la infraestructura de sus establecimientos, debido a la desviación de las corrientes marinas a raíz de la construcción de Marina Majahua, acudieron Sofío Ramírez con la esperanza de obtener una audiencia directa con autoridades federales. 

Señaló que el objetivo es que sea implementado un proyecto para recuperar la franja de arena. García Vargas expresó que para mantener a flote sus locales, han tenido que improvisar, ofrecer paseos acuáticos, organizar competencias deportivas, y ofrecer comidas corridas, y un menú a bajo costo, para intentar mantenerse en la preferencia de los visitantes.