Por la pobreza extrema, familias huyen de Cochoapa y Metlatónoc Foto: Salvador Cisneros Silva

Por la pobreza extrema, familias huyen de Cochoapa y Metlatónoc

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Nov 27, 2018

Se instalan en Tlapa; piden al gobierno atender sus necesidades de casa y alimento

Ayuntamiento tlapaneco se deslinda de los refugiados; da 15 días para retirarse del lugar

Unas 600 personas improvisan refugios hechos con palos y lonas para cubrirse del sol y de la lluvia


Tlapa, 26 de noviembre. Casi 150 familias indígenas provenientes de los municipios de Cochoapa el Grande y Metlatónoc abandonaron sus lugares de origen debido a la pobreza extrema generada los últimos tres años en sus comunidades. Las familias se asentaron en un predio en una colonia de la ciudad con la esperanza que el nuevo gobierno federal y el estatal atienda sus necesidades de vivienda y alimenticia que lo ha orillado a salir de sus pueblos.

Desde el 20 de noviembre, unas 300 familias salieron de sus comunidades indígenas principalmente del municipio de Cochoapa el Grande, huyendo de la pobreza extrema en la que vivían.

Alrededor de 600 personas llegaron a refugiarse a la ciudad de Tlapa y se asentaron en un lote en la colonia Las Mesas, donde improvisaron refugios hechos con palos y lonas para cubrirse del sol y de la lluvia.

Los desplazados por la pobreza son originarios de Tierra Blanquita, San Lucas, San Cristobalito, Llano de la Piedra, San Miguel el Nuevo, San Rafael, Llano del Metate y Rancho San Marcos, comunidades que según los indicadores de pobreza alcanzan los mayores índices de marginación a nivel nacional.

El 90 por ciento de las familias aseguraron haber sido afectadas en 2013 por la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid, pero por asuntos políticos, no fueron beneficiados por los apoyos federales para la reconstrucción de sus viviendas, ya que los presidentes municipales en turno, beneficiario a sus allegados y familiares.

Desde entonces, pequeñas familias tuvieron que salir de sus casas para refugiarse en domicilios de sus familiares en donde permanecieron más de dos años.

La vida de las familias fue: permanecer tres meses en su comunidad y tener que salir de 6 a 7 meses a buscar trabajo a los campos agrícolas del norte del país para generar ingresos económicos; en el pueblo no es posible ningún ingreso económico, no existe ninguna fuente de empleo más que la venta de amapola.

Luego de su llegada y postrarse en terrenos particulares, las familias dijeron que no desean apoderarse de terrenos ajenos, sólo esperan la respuesta de las autoridades ante la crisis de alimentación y social en la que han vivido los últimos tres años en sus comunidades indígenas.

Sabino Flores, indígena na savi, explicó que las familias estaban desesperadas por su situación de pobreza que viven en sus pueblos, a donde no llegan los programas federales y los que llegan son repartidos entre los allegados del presidente en turno.

“No hay atención médica, no hay educación, no hay trabajo y últimamente hay escasez de alimentos, ¿esto no es motivo para que la gente se desespere?, los gobiernos saben la condición social que ha vivido por años la gente de La Montaña pero poco han hecho para disminuir el sufrimiento que viven cada día las familias”, explicó.

El Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan catálogo a las familias como desplazados económicos por la pobreza extrema en la que viven, y dieron a conocer que se comenzaría la gestión ante las autoridades para que se diera atención especial.

Por su parte el ayuntamiento de Tlapa se deslindó de las familias y dijo que tendrían un plazo de 15 días para retirarse del lugar, ya que los dueños podrían utilizar a la autoridad para retirarlos.