Llaman activistas a mantener la lucha contra construcción de presas Foto: Tomada del Facebook

Llaman activistas a mantener la lucha contra construcción de presas

Escrito por  Héctor Briseño Nov 18, 2018

Las empresas devastan el medio ambiente en nombre del progreso, afirman

Inician encuentro de defensores de ríos en los Bienes de Cacahuatepec, con opositores a La Parota

Advierten los asistentes que están unidos y no será fácil que les despojen de sus bienes naturales


Integrantes de organizaciones sociales y defensores del medio ambiente de México, Colombia y Brasil, hicieron un llamado a mantener la lucha en contra de la construcción de presas y represas, así como a respetar la autodeterminación de los pueblos originarios, a no violentar a quienes son dueños de los territorios heredados por sus ancestros, y a quienes los han habitado desde hace décadas o siglos.

La mañana del sábado iniciaron de manera formal los trabajos del décimo tercer encuentro del Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (Mapder), en la comunidad de Salsipuedes, en los Bienes comunales Indígenas de Cacahuatepec, a un costado del río Papagayo, en la zona rural de Acapulco, donde la Comisión Federal de Electricidad pretende edificar una presa hidroeléctrica desde hace poco más de 15 años, lo que ocasionaría que decenas hectáreas de cultivo sean inundadas, así como cientos de familias desplazadas.

Eloy Cruz Gregorio, portavoz del Mapder, explicó que “el objeto de la organización es enlazar las luchas a nivel nacional para visibilizar los conflictos ocasionados por el avasallamiento de los intereses del capital, y que empresas extranjeras y el gobierno sepan que estamos unidos, luchando, y que no se será fácil quedarse con nuestros bienes naturales”.

Al grito de: “¡Ríos para la vida, no para la muerte!, ¡Agua y energía no son mercancía!”, asistentes al encuentro, advirtieron que proyectos hidroeléctricos han traído como consecuencia desplazamiento de personas, miedo en las comunidades, devastación del medio ambiente, en nombre del progreso y en favor de empresas trasnacionales y capital privado.

La activista colombiana Isabel Zuleta, representante del Movimiento Ríos Vivos Antioquia, integrado por afectados por la construcción del proyecto Hidroituango, planteó la importancia de no perder la esencia de la oposición, mantener la defensa del territorio, y a no permitir la construcción de nuevas presas.

Expresó que “necesitamos avanzar en la lucha por desmantelar las presas que ya están hechas, eso nos da esperanza a los pueblos que no pudimos evitarlo por circunstancias históricas, por los asesinatos, por las desapariciones, necesitamos la esperanza de un río libre”, y recordó que la construcción del proyecto Hidroituango ocasionó alrededor de 2 mil personas desaparecidas y asesinadas, muchas de las cuales no han sido encontradas.

Mientras que Atamis Foschiera, del Movimiento de Afectados por las Presas, con 40 años de historia en Brasil, advirtió que no obstante en América Latina han sido electos gobiernos de izquierda, el capital y la derecha siempre se adaptan, por lo que la lucha siempre es complicada, pues los intereses empresariales se reagrupan, por lo que los movimientos deben seguir en resistencia.

Rogelio Téliz García, del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan, organización que encabeza la lucha jurídica del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la presa La Parota (Cecop), en Acapulco, sostuvo que la defensa de los ríos se centra en la voluntad de los pueblos.

Sin embargo, advirtió que en México, las leyes están hechas para proteger los intereses de los más poderosos.

Subrayó que “a los pueblos nada más les queda resistir, nunca les pidieron su opinión”, y advirtió que en el caso del Cecop, la Fiscalía General del Estado de Guerrero tiene actualmente 50 órdenes de aprehensión en contra de sus integrantes, cuyo único delito ha sido defender sus tierras.

Al encuentro asistieron organizaciones como el Consejo Consultivo de Pueblos Unidos por la Defensa del Río Verde, de Oaxaca, que se opone a la construcción de la presa Paso de la Reina; la Unión de Pueblos y Organizaciones de Jalisco para el agua, salud y territorio, que se oponen a la presa Zapotillo; la Asamblea Veracruzana de iniciativas y Defensa Ambiental, y Pueblos Unidos de la Cuenca Antigua por los Ríos Libres, de Veracruz; y Organizaciones Totonaco Náhuatl en Defensa del Río, quienes son opositores al proyecto hidroeléctrico Puebla uno.