Préstamos para estudiantes: qué son, qué tipos existen y cuándo conviene pedir uno

Escrito por  Oct 04, 2018

Los préstamos para estudiantes, como ya puede deducirse, están enfocados a estudiantes para cubrir los costes relacionados con su formación académica. Están orientados a familias que no pueden soportar los altos costes económicos que supone hacer frente a todo lo relacionado con la formación de los estudios a realizar. De este modo, personas que no podían acceder a formarse ahora tienen la posibilidad de hacerlo. Se iniciará abordando la situación actual de España, para posteriormente enfocarnos en el tópico de los préstamos estudiantiles.

En los estos tiempos no todo el mundo tiene la posibilidad de estudiar, pues la concesión de becas que hacía frente el Estado Español en el pasado se han ido acortando con el tiempo. Además, las tasas de la matrícula han aumentado progresivamente año tras año. También la calidad de vida de la mayoría de las ciudades españolas ha aumentado trayendo con ello un estilo de vida más alto económicamente. Si tenemos en cuenta que la mayoría de los estudiantes no son trabajadores, podemos percatarnos de las dificultades que tienen hoy en día tanto ellos como sus familias para hacer frente a los altos costos de los estudios universitarios.

Los cambios sociales y económicos han perjudicado a los estudiantes, los cuales ven sus posibilidades de estudio limitadas por problemas económicos que no pueden solucionar por ellos mismos. De ahí que hayan emergido los préstamos para estudiantes, pues aunque el Estado Español no financie sus estudios, al menos tienen la posibilidad de seguir el camino escogido para convertirse en expertos en un campo profesional concreto. Aunque esta iniciativa no es del todo compensatoria, pues hay familias que tendrán que hacer un gran esfuerzo económico en los siguientes años, es una manera de otorgar el derecho que tiene toda persona a estudiar si así lo desea.

Veamos a continuación que son los préstamos para estudiantes y qué tipos de existen.

Qué son los préstamos para estudiantes

Hay muchos tipos de préstamos, pero no todos están indicados hacia los mismos colectivos ni tienen las mismas condiciones. En este caso vamos a hablar de un tipo de préstamos específicos que han nacido de la necesidad social de los jóvenes que tienen efectuar sus estudios, ya que la falta de recursos se lo impide.

Los préstamos para estudiantes se utilizan para cubrir los gastos del pago de la matrícula de los estudios que se van a efectuar. Además, ofrecen la oportunidad de hacer frente a los costes de otros gastos necesarios relacionados con la actividad que se va a llevar a cabo, que en este caso hablamos de materiales requeridos, manutención que el estudiante necesita para vivir y el alojamiento correspondiente para su estancia. Pueden sumarse otros gastos como transporte hacia el centro en el que se desarrolla la actividad o algún otro material o servicio que se requiera.


Cuáles son los tipos de préstamos para estudiantes

Muchos se preguntarán qué tipos de préstamos de estudiantes existen, pues hay distintos tipos dependiendo de las necesidades del estudiante. Los principales tipos de préstamos enfocados a este colectivo son los siguientes: créditos para financiar toda la carrera, anticipos de becas, préstamos para maestrías y postgrados, préstamos para Erasmus o estudios internacionales y créditos para otros cursos.

Los créditos para financiar toda la carrera son los que se destinan al pago de la matrícula, y si es necesario, también cubre gastos relacionados con los estudios universitarios como puede ser el alojamiento, el material, la manutención o el transporte. Otro tipo de préstamo para estudiantes son los anticipos de becas, los cuales son adelantos de capital de una ayuda que ya ha sido concedida pero que se tardará en cobrar. De modo que de esta forma el estudiante dispone de un dinero que va a ser suyo en un futuro para cubrir gastos necesarios. Existen bancos que ofrecen a los estudiantes anticipos de beca de manera gratuito, es decir, sin intereses.

Hay otros tipos de préstamos para estudiantes de otras modalidades, como, por ejemplo, para personas que van a estudiar una Maestría o un Postgrado. Normalmente el costo de estos estudios suele ser más elevado que una matrícula de un grado universitario. Este tipo de préstamo permite financiar una maestría o un postgrado haciendo así frente al alto costo de los estudios superiores. También existen créditos para Erasmus y para estudios internacionales los cuales cubren los costos de estudiantes que han decidido formarse en un país que no es el suyo. Este tipo de intercambios tiene costos bastante elevados a los que muchas familias no pueden enfrentarse, por este motivo se han creado los préstamos universitarios para estudiar en el extranjero.

Finalmente, existen los créditos para otros cursos del mundo académico, pues hay una gran variedad de oferta educativa extracurricular que no tiene una tipología oficial pero que son un empuje y apoyo para salir preparado al mercado laboral. Un ejemplo de ellos son los ciclos de formación profesional de grado medio y superior que suelen tener una duración de entre 1 y 2 años. Cada persona debe recurrir al tipo de préstamo que mejor se adapte a su situación específica.