Hay una esperanza de cambio para los trabajadores, considera especialista laboral

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Sep 22, 2018

El actual esquema de “contratos becarios” no permite crear antigüedad ni derechos

La ratificación del Convenio 97 de la Organización Internacional del Trabajo es un ejemplo, indica


Las relaciones laborales en México atraviesan una crisis derivada de los cambios laborales; en 2012 por ejemplo, el gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa introdujo en la Ley Federal del Trabajo la creación de los “contratos becarios”, que permiten contratar a un trabajador por tres, seis meses o un año a lo más, sin darle la oportunidad de crear antigüedad o derechos, afirmó el secretario general de la Academia Mexicana del Derecho del Trabajo, Manuel Jiménez Alonso. 

Al participar como ponente en Foro Estatal de los Derechos del Trabajador Burócrata y Sus Retos ante el Escenario del Nuevo Gobierno, efectuado en el Centro Universitario Hipócrates, el especialista señaló que debido a ello, “la justicia social ha sido un mito porque no se traduce en un efectivo salario y en una protección realmente a la dignidad de los trabajadores”. 

En entrevista, señaló que la crisis de las relaciones entre trabajadores y patrones se debe fundamentalmente “a la apariencia, a la impostura, a la injusticia social”. 

Dijo que los contratos becarios del calderonato son “una burla a la dignidad de los trabajadores” al condenarlos a una contratación eventual, que antes estaba prohibida en la LFT. “Eso es muy injusto, porque no están haciendo antigüedad, no están haciendo derechos. Esto es lo más triste, lo más lamentable que estamos viviendo, no puede seguir esto así, tenemos que cambiar forzosamente, tenemos que dar un giro y un replanteamiento a la justicia social”, señaló. 

Sin embargo, consideró que ante el escenario del nuevo gobierno en la República, hay esperanzas de que la situación dé un giro de 180 grados en favor de los trabajadores, porque “hay contratos de ficción o contratos de apariencias, situaciones bien difíciles que tocan al nuevo gobierno resolver”. 

Dijo que por ejemplo en la sesión del jueves, la Cámara de Senadores aprobó el convenio 97 de la Organización Internacional del Trabajo, que habla precisamente de los principios de libre sindicación y de negociación laboral. 

“Esto da la idea –dijo- de la apertura que se iniciará en el nuevo gobierno, además, quien ha sido nominada como secretaria del Trabajo, Luisa Alcaide, es hija de un gran luchador en materia laboral, Arturo Alcaide Justiniano, él ha luchado siempre del lado de los trabajadores. 

Por tanto considero, y tengo plena confianza de que va a dar un giro de 180 grados en materia laboral en México, en beneficio de los trabajadores”. Cuestionado acerca del eventual despido de cientos de trabajadores burócratas ante la austeridad planteada por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, Jiménez Alonso señaló el término despido es “un término arbitrario” y señaló que el nuevo gobierno no recurriría a él, sino a la negociación, a la reubicación, a una conciliación que precise los aspectos de la dignidad de los trabajadores.