“La platería está en decadencia”, lamenta la primera artesana platera de Taxco Foto: Raymundo Ruiz Avilés

“La platería está en decadencia”, lamenta la primera artesana platera de Taxco

Escrito por  Raymundo Ruiz Avilés Jun 28, 2018

Celebraron taxqueños el Día del Platero, entre la desesperación y la crisis económica

Recibe reconocimiento de la alcaldía, María Pineda al cumplir más de 40 años de ejercer la labor


Taxco, 27 de junio. “La platería en decadencia” lamentó la primera artesana platera de Taxco María Pineda al cumplir más de 40 años de ejercer la labor.

Luego de recibir el reconocimiento por parte del gobierno municipal y del comité de los festejos por el 86 aniversario del Día del Platero, recordó que ella compitió contra más de 400 plateros hombres.

Dijo que lo más importante fue hacer lo que te gustaba y también de llevar el sustento a la casa.

Dijo que realizó muchas piezas para altas personalidades el mundo, y también vio cómo la platería se fue acabando en Taxco.

Llamó a las mujeres a preservar la actividad y seguir con la platería.

Aceptó ser el pilar de las mujeres por ser la primera que estuvo trabajando la plata. Se pronunció, por el rescate de la platería y de llevar un trabajo mejor entre ambos sexos para que Taxco pueda crecer más.

Presumió que logró el cuarto lugar en la Feria de la Plata, pero “tenía que seguir trabajando para llevar a la casa porque mis hijos tenían que comer”.

Recordó que trabajó en el taller de Los Castillos y llegue a vender mis piezas en la tienda de conveniencia Sanborns, así como a en Museo de Arte Contemporáneo, y en Estados Unidos le envíe a Williliam Heise, a María Bartos y en Francia envíe bastones con madera de rosa.

Recordó que ella fue creada por su madre, y de “ahí agarre fuerza por la enseñanza de mi madre y de ahí seguí mi camino como artesana primero y luego como artista”.

Manifestó que con la platería “uno se va dar cuenta de crear sus propios sentimientos. Desde que comienzas a calar, pulir y dar brillo de ahí sale la inspiración para otras piezas”.

Emocionada por haber recibido el reconocimiento, aseguró que las mujeres después de que ella estuvo sola, ahora “hay muchas y con grande trabajos”.

Dijo que está satisfecha con lo que hizo por más de 40 años, y también por lo que realizó con las técnicas para labrar la platería.

Celebran el Día del Platero en Taxco

“Vale... otra vez arriba la pinche plata, no puede ser, 12 mil 200 pesos hoy”, soltó Osvaldo Ramos uno de los cientos de plateros de Taxco esta mañana, quienes intentaron comprar la materia prima para trabajar. Así como ellos, otros más, fueron a buscar metales porque “la chamba es la chamba”, refrendó Octavio Salazar quien cambió el metal blanco por los nuevos metales.

Así, los artesanos plateros de Taxco, celebraron el Día del Platero, entre la desesperación, la crisis económica y la falta de mercado.

A las 12 de la tarde, el gobierno municipal realizó el tradicional acto por el 86 aniversario del Día del Platero, instaurado por el neoyorquino, Guillermo Spratling.

Al evento en el busto de Spratling en la plazuela de la Palma, solo asistieron funcionarios y del comité, con una ausencia de los plateros. Se hizo el recordatorio y el filigranista, Carlos Benítez Juárez señaló que Taxco es lo más importante para la platería.

Hizo un recordatorio de los personajes más importantes que dio la platería, y convocó a los nuevos talentos a unirse a las artes.

En el acto, se presentaron a las candidatas al cetro del Día del Platero y después el secretario general del ayuntamiento de Taxco, Luis Armando Arteaga Jacobo reconoció el trabajo de los plateros a los largo de 80 años.

Así como se entregaron reconocimientos a tres plateros longevos, que han sido parte de la institución de la platería.

Por la tarde se realizó una misa en el ex convento de San Bernardino de Siena, donde sí acudieron los artesanos plateros.

En las calles de la ciudad, los artesanos buscaron la forma de comprar la plata, y también de estar laborando ante el impacto del precio que rebasó los 12 mil pesos el kilogramo.

Para muchos de los plateros en sus talleres no hubo fiesta, sino seguir con sus rutinas, para poder terminar con sus piezas y que se puedan vender con los diferentes metales que están utilizando en la actualidad.