Vientos del meteoro dañaron los techos de viviendas en Barra Vieja, indican Foto: Raúl Aguirre

Vientos del meteoro dañaron los techos de viviendas en Barra Vieja, indican

Escrito por  Héctor Briseño Sep 17, 2017

PC municipal reporta alrededor de 250 familias afectadas


Como un “viento de miedo” se vivió en el oriente de Acapulco, en los límites con Costa Chica el paso del huracán Max.

Describen así algunos pobladores de Barra Vieja, las rachas que aire que azotaron parte del puerto de Acapulco y la región de la Costa Chica, la mañana del pasado jueves.

“Nunca habíamos sentido una cosa así”, describieron madres solteras que viven a un costado de la carretera de Barra Vieja, el momento en que el huracán Max comenzaba a impactar las costas de Guerrero, y que voló el techo de su vivienda, dejando inservibles la mayoría de sus pertenencias.

Osvalda Olea Guzmán subrayó que “gracias a Dios que sólo perdimos pura cosa material, por lo menos estamos contando la historia”.

En su relato, dijo, “¡ay no!, yo nunca había pasado ese aire, yo pasé uno allá en Los Cabos con mi hija, (cuando nos) pegó un huracán, pero no estuvo así; aquí nos pasaban las láminas, nos quedábamos espantadas, ¡ay! nos agarrábamos entre todas, ¡ay, volaba la otra!, y así un miedo no, no; el viento duró como unas dos horas”.

Agregó que “cuando salí con mi hermana el aire estaba bien fuerte, y la lluvia, igual; una lámina nos pasó por encima, fue como a las 11 de la mañana del jueves, yo no sé como estuvo ese aire, no entiendo, yo no sé si hacía remolinos. Como ya no tuvimos luz desde un día antes, no vimos las noticias, ya no supinos si avisaron o no”.

La sexagenaria Andrea Guzmán Reza, recordó que “toda la noche estuvo lloviendo, con calma el viento y todo; pero ya cuando amaneció y como a las 8 de la mañana empezó a hacer un viento fuerte, luego comenzó a llover más fuerte y el aire también, hasta que se puso pues más fuerte, se volaron todas mis láminas de mi casa, porque sólo tenía láminas”.

Lamentó que “todos mis muebles, de mis niños, de mis hijas, los colchones, no tenemos ni en que dormir, nos vamos a otra casa, dormimos en el piso”.

Doña Andrea mencionó que “no supimos del huracán, nos hubiéramos prevenido con tiempo, pero no se pudo, no supimos nada. Queremos una ayuda, que nos apoyen”.

El viento provocado por Max derribó techos de lámina e inundó casas en Barra Vieja y en el poblado de San Andrés Playa Encantada.

PC municipal reportó 60 familias afectadas en San Andrés Playa Encantada; y en Barra Vieja, 120 familias con afectaciones.

Mientras que en todo Acapulco el censo hasta la tarde del sábado era de 250 familias afectadas por voladura de techo, incluidas las de El Zapote, Barra Vieja y San Andrés Playa Encantada.