“No sé qué pasó ahí”, dice Emily Aguilera sobre la desaparición de Leodegario, su padre Foto: Roberto Ramírez Bravo

“No sé qué pasó ahí”, dice Emily Aguilera sobre la desaparición de Leodegario, su padre

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo May 25, 2018

Cumplió 14 años que un comando armado sacó de su domicilio al periodista; pide su hija que se haga justicia, “que este gobierno ya no nos amuele”


Emily Wendy Aguilera Mendoza tenía 11 años cuando un comando armado desapareció su padre, el periodista Leodegario Aguilera, llevándoselo de su domicilio en la colonia Jardín Azteca, sin que hasta la fecha se vuelva a saber nada de su paradero.

“Yo veía que se llevaba muy bien con todos, no sé qué pasó ahí, a qué nivel llegó que lo desaparecieran, ¿qué pasó?”, dice.

El pasado 22 de mayo se cumplieron 14 años de la desaparición del director de la revista Mundo Político.

Ahora la joven tiene 25 y reclama: “yo no sé qué pensar, yo nada más quiero que algún día nos digan dónde está, dónde visitarlo. Que se haga justicia, que ya no pasen estas cosas, que este gobierno ya no nos amuele igual”.

Emily Wendy acompaña a su tía Ernestina Aguilera Lucas. En entrevista, realizada en la casa de la colonia Jardín de donde fue sacado el comunicador, las dos mujeres lo recuerdan con sentimientos encontrados: tristeza, dolor, coraje.

Emily era la hija más pequeña del comunicador y por lo mismo era la consentida. “Nos afectó muchísimo. Mi mamá sí sufrió una como desconfianza hacia todos lados, yo también. Esa realidad como que no, no. Fue un proceso raro, porque pasaron algunos meses y todavía no nos caía el veinte de decir: ya no va a regresar, si no hay tumba ni nada”, señaló.

A su padre, dice, lo recuerda siempre trabajando. “Siempre era así como su sueño realizar su negocio, la revista, yo siempre lo veía trabajando”.

“En principio –señaló-, cuando lo secuestraron, todo se queda en stop en lo que se resuelve, ¿no? Con mi mamá, estábamos prácticamente sin dinero, pensando ¿y ahora qué?, estábamos paniqueadas esperando a mi papá.

-¿Pensabas que volvería?

-Por un tiempo sí pensé que iba a regresar, que era mentira todo.

Aguilera Lucas fue sacado de su casa por un grupo armado el 22 de mayo de 2004. El entonces procurador, Jesús Ramírez Guerrero, dijo que el motivo había sido un pleito con un vecino que reclamaba el terreno donde el comunicador había vivido en los últimos 14 años. Durante los otros 14 años después, nadie hizo ninguna reclamación, hasta que hace unos meses apareció un hombre que dijo llamarse Justino Rosales, de San Isidro, justamente a reclamar ese terreno.

Si la tesis de Ramírez Guerrero era cierta –dijo en la entrevista Ernestina Aguilera- este hombre sabe cuál fue el destino de su hermano. Justino Rosales llegó acompañado de un abogado, Jacinto Hernández, y del director de una primaria de la colonia Miramar, Wulfrano Zúñiga. En 28 años, relata Ernestina, nunca dio señales de vida, pero hace unos meses apareció de la nada, para pelear el terreno, por lo que, dijo, procederá a demandar que se le investigue por la desaparición de su hermano en 2004.