Homenajean a María de la O, una de las primeras en abrir el camino a las mujeres Foto: Rodolfo Valadez Luviano

Homenajean a María de la O, una de las primeras en abrir el camino a las mujeres

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Ene 12, 2021

La recuerdan en Nuxco, Tecpan, en el aniversario 139 de su natalicio; enfocó siempre su trabajo a defender los derechos de las féminas


Tecpan, 11 de enero. Autoridades municipales, encabezadas por la síndica procuradora Magno Guadalupe Ríos Caro y familiares, recordaron a la luchadora social María de la O Barriga en el aniversario 139 de su natalicio en su comunidad natal Nuxco, en Tecpan.

En un acto en el que solamente participaron cinco personas, debido a que las concentraciones masivas, como se ha hecho en anteriores años, no están permitidas de acuerdo a la contingencia sanitaria decretada por la Secretaría de Salud (Ssa) para prevenir contagios de Covid-19, los asistentes colocaron una ofrenda floral en el lugar donde está la placa que lleva el nombre y semblanza de la activista, en la cancha de usos múltiples de la localidad.

La representante del gobierno municipal dijo que María de la O enfocó siempre su trabajo a defender los derechos de las mujeres, y fue de las primeras en la historia de Guerrero y México en abrir el camino para que las féminas ocupen espacios en la vida política, la administración pública o empresarial, “lo que hoy es una realidad”, aseguró.

Noemí Ramos Galeana, directora del Instituto de la Mujer en el municipio, al leer la semblanza de la homenajeada, dijo que nació en Nuxco el 11 de enero de 1882 y murió el 18 de junio 1956. Fue hija de Natalia de la O y Mercedes Barriga, quienes a los 11 meses de haber nacido fue abandonada por su padre, por lo que su madre la llevó a vivir con sus abuelos maternos, y a la muerte de éstos quedó bajo la protección de su tía Felícitas de la O, quien la mandó a la escuela Primaria Hermenegildo Galeana.

A los 17 años se casó con Antonio Rodríguez Castañón, que llegó a ser juez de Primera Instancia en Acapulco, y del que aprendió los procedimientos para defender a los desprotegidos.

En 1922 quedó viuda y ocupa el lugar de su finado marido en el Partido Obrero de Acapulco, dónde destaca por su participación en la lucha encabezada por los hermanos Escudero y los hermanos Vidales. Tiempo después respalda el movimiento que encabeza el líder agrarista de esta región Valente de la Cruz Alamar, haciendo de su domicilio particular un asilo para los luchadores sociales y en donde se decidieron importantes acuerdos mediante reuniones campesinas y populares que repercutieron en la vida social y política de Acapulco, las costas y la entidad.

María de la O fundó en 1937 la Unión Fraternal de Mujeres Trabajadoras de Acapulco y en 1939 instala una guardería, una academia de corte y un taller de taquimecanografía, desarrollando de 1933 a 1948 su mayor actividad como luchadora social, donde su principal preocupación era defender los derechos de las mujeres y enseñar a éstas a luchar para hacerse valer ante la sociedad machista de esa época, para lo cual mostró siempre certeza y sencillez que hoy son ejemplos para el pueblo de México.

Sus restos descansan en el panteón San Francisco de la ciudad y puerto de Acapulco

En el acto estuvieron también Félix Barriga, sobrino de María de la O; Antonia Carbajal, representante del comisario municipal de Nuxco Alberto Caro Sotelo y Rafael Sánchez Texta, ex comisario ejidal de Nuxco.