2020, año de la pandemia de Covid-19, se vivió entre la incredulidad y la desesperación Foto: La Jornada Guerrero

2020, año de la pandemia de Covid-19, se vivió entre la incredulidad y la desesperación

Escrito por  Héctor Briseño Dic 31, 2020

La principal actividad de Acapulco, el turismo, fue el más afectado; los desempleados ocuparon la Costera para pedir dinero a los automovilistas


De la incredulidad al lamento, de la desesperación a la incertidumbre, así vivieron acapulqueños la mayor parte de 2020, el año de la pandemia de Covid-19, entre la insensatez y desobediencia ante la necesidad de ganar unos pesos, del miedo ante lo desconocido al dolor por la pérdida de un ser querido, etapas todas que marcaron los pasados nueve meses, en un puerto en el que la principal actividad económica es el turismo.

Los 90 días que las playas permanecieron cerradas, del 2 de abril al 2 de julio pasado, debido a las restricciones sanitarias impuestas por el gobierno estatal, representaron un golpe al sustento de miles de familias que dependen de la industria del turismo y sus derivados, como restaurantes, hoteles, transporte, embarcaciones de recreo, música, entretenimiento, deportes y hasta gimnasios.

Jóvenes acapulqueños se vieron orillados a salir a las calles a pedir dinero. Cruceros de semáforos se convirtieron en reflejo de la crisis económica cuyos resultados se verán reflejados hasta 2021, consideran algunos actores consultados.

Sobre la franja turística se dieron cita músicos, payasos, acróbatas y vendedores improvisados de dulces, pulseras, mujeres con niños en brazos, para simplemente pedir dinero.

–¿Quieres saber lo que se siente?, toma el letrero y ponte a pedir dinero entre los coches –expresó un muchacho a este reportero, quien con una charola de plástico, solicitaba dinero y comida a automovilistas frente al otrora prestigiado Centro de Convenciones, en la zona Dorada del puerto, ahora parcialmente abandonado, la mañana del 13 de mayo, mientras policías viales supervisaban que conductores respetaran la medida del Hoy no circula decretada por el gobierno municipal.

En el letrero que sostenía el joven se leía: “Acapulco, soy playero, 1 peso (sic)”.

Una vez que las playas fueron abiertas, las ocupaciones hoteleras no rebasaron 30 por ciento durante el verano, debido a las restricciones sanitarias.

“Yo sentía que estaba viendo una película del fin del mundo, es la peor pesadilla que nos ha tocado vivir, salías a la calle todo estaba cerrado, cuando estábamos en el semáforo rojo 34 mil 850 negocios fueron cerrados por la pandemia, fue impresionante ver lo que estaba pasando”, recuerda Alejandro Martínez Sidney, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio del estado de Guerrero, quien precisó que alrededor de 10 mil establecimientos no volvieron a abrir sus puertas.

“Cerrar tres meses (al inicio de la emergencia sanitaria), financieramente dejó muy mal a toda la industria, seguimos sin poder recontratar a mucho de nuestro personal, eso significa que la gente sin trabajo es muchísima”, alertó el hotelero Fernando Robledo Casarrubias, gerente del hotel Playa Suites, quien participa en los cursos de concientización y capacitación que imparte la Secretaría de Turismo municipal a prestadores de servicios formales e informales.

Robledo Casarrubias anticipó que 2021 será un año complicado en materia turística, pues la cantidad de gente sin trabajo se verá reflejado hasta los primeros meses del año entrante.

El presidente del Colegio de Licenciados en Turismo del estado de Guerrero, Abraham Garay Velázquez, indicó que debido a la pandemia de Covid-19, unas 50 mil personas perdieron su empleo en 2020 en Acapulco, los cuales se han recuperado de forma paulatina.

Para el presidente de la Agencia Mexicana de Agencias de Viaje en Guerrero, Santos Ramírez Cuevas, la actual es una época de oportunidades.

Advirtió que “seguramente vamos a ver caídas de grandes y también el resurgimiento de pequeñas y medianas empresas, que tenían muy buenos procesos tecnológicos, de comercialización, de confianza, de cierre, y esos van a ir para arriba. Vamos a ver nuevas marcas nacer y otras legendarias irse, es un momento histórico del turismo”.

No obstante, anticipó que es prematuro expresar que Acapulco estará bien y será apabullante en 2021, pues el proceso de la aplicación de las vacunas contra el Covid-19 tiene un proceso.

Por su parte, el presidente de la Coalición de Asociaciones Turísticas de Acapulco, David Abarca Rodríguez, subrayó que es imperante modificar estrategias y políticas del sector turístico, si en verdad se desea un resurgimiento de Acapulco y su economía.

Puntualizó que “vivimos un momento histórico, debemos aprovechar para cambiar muchas cosas negativas. Tenemos que renovar la infraestructura, crear nuevos productos, regular las playas, el comercio ambulante, autoridades deben poner orden y disciplina. Si queremos turismo de calidad, debemos ofrecer servicios de calidad”.

Para ello, también se debe modificar la cultura de la población, que ante la falta de ingresos, optó por trabajar y arriesgarse a contraer el nuevo virus.

El pasado 28 de diciembre, el gobierno municipal informó que desde el inicio de la emergencia sanitaria, de marzo pasado a la fecha, han sido clausurados 163 establecimientos mercantiles de diversos giros, por no cumplir con las medidas sanitarias para su funcionamiento.

Hasta el 30 de diciembre, en Acapulco se han reportado 11 mil 100 casos de Covid-19 en Acapulco, y mil 252 fallecimientos por esta causa.