Paran labores unos 38 trabajadores de la planta aceitera de San Jerónimo Foto: Rodolfo Valadez Luviano

Paran labores unos 38 trabajadores de la planta aceitera de San Jerónimo

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Dic 23, 2020

Demandan el pago de su aguinaldo y 100 % de su liquidación


San Jerónimo, 22 de diciembre. Unos 38 trabajadores de la planta aceitera de San Jerónimo, propiedad de Agroindustrias del Sur, pararon labores para exigir a las autoridades del gobierno del estado el pago de su aguinaldo y el 100 por ciento de su liquidación como empleados de la empresa.

El reclamo por el pago del aguinaldo es algo que se ha repetido cada año desde que comenzaron los problemas económicos dentro de la planta aceitera en 2011, la cual actualmente está sin recibir ni vender copra y con las maquinas deteriorándose por la falta de uso desde hace más de cinco años, indicó Eusebio Solís García, quien habló a nombre de los manifestantes.

Desde las 9 de la mañana, los inconformes se plantaron en la puerta de entrada de la planta, en la que colocaron dos mantas con sendas leyendas: “señor gobernador, exigimos la destitución de Álvaro Burgos (secretario de Fomento y Desarrollo Económico) por la falta de interés en sus funciones” y “señor gobernador exigimos, debido a la falta de materia prima y ausencia de prevención social, el pago inmediato del aguinaldo y el pago del 100 por ciento de la liquidación”, se leyó en ambas.

Eusebio Solís, en entrevista, dijo que ante la falta de seguridad laboral y salarial que tienen los trabajadores de parte de Agroindustrias del Sur todos los empleados acordaron pedir al gobierno estatal que se les liquide de acuerdo a la Ley, “pues los compañeros estamos conscientes que al gobierno ya no le importa esta planta aceitera”, apuntó.

Abundó que desde que comenzaron las protestas de los trabajadores, el gobierno del estado ha sido indiferente para atender los problemas que existen en la empresa, y que los únicos cuatro trabajadores de la empresa que se han jubilado debidamente fue gracias al poco dinero que entró a la planta, “no por la voluntad de las autoridades, ya que éstas siempre dan el mismo argumento: que no hay dinero para pagarle a los trabajadores”.

Los quejosos se mantuvieron en el mismo lugar hasta la una de la tarde, cuando mediante una llamada telefónica les informaron que el miércoles llegarían representantes del gobierno estatal para efectuar los pagos correspondientes, lo que generó que se retiraran del lugar.