Trabajadores del Hospital General ubicado en la Adolfo Ruiz Cortines denunciaron ser desalojados agresivamente por policías estatales, por lo cual acudieron a la Coddehum, y los pacientes dicen que no se les avisó del cierre, lo cual les hizo perder tiempo y dinero. Trabajadores del Hospital General ubicado en la Adolfo Ruiz Cortines denunciaron ser desalojados agresivamente por policías estatales, por lo cual acudieron a la Coddehum, y los pacientes dicen que no se les avisó del cierre, lo cual les hizo perder tiempo y dinero. Foto: Raúl Aguirre

Personal del hospital general de Acapulco interpone una queja en la Coddehum

Escrito por  Héctor Briseño Dic 19, 2017

Efectivos del Ejército y de la PE los desalojaron, reprochan


Personal médico del hospital general informó que acudió este lunes a la Comisión de los Derechos humanos del estado de Guerrero, a interponer una queja por el desalojo que sufrieron a manos de la Policía Estatal el sábado por la noche.

Trabajadores inconformes con el traslado de domicilio laboral al nuevo nosocomio, que ahora estará instalado en la localidad de El Quemado, en la periferia de Acapulco, reprocharon que fueron desalojados desde el sábado por la noche, después de mantener tomada el área de gobierno del hospital en la avenida Ruiz Cortines, en la parte alta de Acapulco, desde la semana anterior.

Los médicos denuncian que las instrucciones para desalojarlos fueron ordenadas por el secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña, con el consentimiento de la diputada federal priísta Beatriz Vélez Núñez, quien es secretaria general de la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, a quien acusaron de avalar el operativo de su desalojo.

Explicaron que durante su desalojo, fue arrebatado el teléfono celular a una enfermera, con el que tomaba fotografías del despliegue, efectuado en el pasillo del acceso principal, donde se encuentra el acceso al área de gobierno.

Personal del hospital general explicó que el sábado por la tarde irrumpieron en el viejo hospital efectivos del Ejército Mexicano y policías estatales, cortando catucho, con la justificación de buscar a hombres encapuchados que supuestamente habían ingresado a las instalaciones.

Posteriormente, ya durante la noche, arribó un grupo de alrededor de 20 policías estatales, que amenazaron con cortar la luz, por lo que los inconformes optaron por abandonar el viejo hospital, con la incertidumbre de qué ocurrirá con los pacientes que aún acuden a solicitar y recibir atención médica.

Trabajadores señalaron que hay quejas de usuarios por la falta de medicamentos, primordialmente diabéticos, así como la falta de recursos para trasladarse hasta El Quemado.