Piden con miles de cartas al Senado frenar la Ley de Seguridad Interior Foto: La Jornada

Piden con miles de cartas al Senado frenar la Ley de Seguridad Interior

Escrito por  Dic 17, 2017

Señala la misiva que es inconstitucional y aprobada al vapor


Chilpancingo, 16 de diciembre. Organizaciones sociales, colectivos y sociedad en general han enviado miles de cartas para poder frenar la Ley de Seguridad Interior que se aprobó en el Senado el viernes por la mañana. 

La carta enviada a los senadores de la República y que puede ser firmada por toda persona que esté en contra de la Ley, manifiesta que dicha Ley de Seguridad Interior “es inconstitucional”, pues el Congreso de la Unión no cuenta con facultad expresa para legislar sobre seguridad interior, en términos del artículo 73 de la Constitución. 

Además de que el artículo 21 establece que la seguridad pública estará a cargo de autoridades civiles. En la misiva también se propone que en vez de legalizar lo ilegal, se debe de hablar de un retiro programado de las Fuerzas Armadas y del fortalecimiento de las policías civiles a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública. “Como ciudadan@, me indigna y me preocupa que diputados y senadores aprueben una Ley de esta naturaleza al vapor y sin una adecuada discusión.

Tomen el tiempo que sea necesario para entender el problema que enfrentamos de fondo, queremos que nuestros diputados y senadores legislen con evidencia, no con presiones ni pasiones”, detalla el cuerpo de la carta. Además se argumenta que a lo largo de 10 años de guerra contra el narcotráfico no sólo se ha demostrado que “no se ha reducido la violencia, sino que ésta se ha recrudecido”. 

Como legisladores –agrega- tienen la responsabilidad de evitar que se vulneren los derechos de las y los mexicanos y no convertir al país en uno menos democrático. 

“Pugnamos por políticas de seguridad ciudadana, instituciones de procuración y administración de justicia que sirvan, policías capacitadas y un Poder Legislativo que desempeñe un papel de contrapeso frente a iniciativas autoritarias y poco democráticas”. 

Luego se enumeran los riesgos que se prevén con esta Ley de Seguridad Interior, como no dar ni un dato serio sobre las cifras de las violaciones a derechos humanos en los últimos diez años ni sobre la permanencia de la violencia que ha generado este modelo. 

Regula inadecuadamente el uso de la fuerza, al remitir en el artículo 4 a protocolos deficientes que no pasaron por revisión externa, como el que adoptaron las Fuerzas Armadas; le da a las Fuerzas Armadas facultades de policía, al establecer que podrán realizar acciones preventivas a su arbitrio en el artículo 6; no genera controles excepcionales para verificar el respeto de los derechos humanos, pues señala que la CNDH sólo será notificada, sino que se limita a decir -contra toda evidencia- que estos se respetarán porque así lo dice la Ley en el artículo 7. 

Con dicha ley –reprochan en la carta- se permite a las Fuerzas Federales incluyendo a la Armada a intervenir contra protestas sociales; fomenta la opacidad, al determinar genéricamente que toda la información sobre medidas de seguridad interior será confidencial; no impone límites temporales precisos a las acciones de seguridad interior, pues señala que la vigencia de la respectiva declaratoria podrá ser de un año, sin mencionar claramente que podrá prorrogarse.