Proliferan polinizadores en las ciudades gracias al confinamiento: ambientalistas Foto: Especial

Proliferan polinizadores en las ciudades gracias al confinamiento: ambientalistas

Escrito por  Patricia Rumbo May 21, 2020

Las abejas son las ecologistas número uno en el planeta, asevera Guerreros Verdes

Su aporte a la biodiversidad es gratuito e incalculable porque de ellas dependen las cosechas, dicen


Ambientalistas de Acapulco declararon en el Día Internacional de la Abejas, que los polinizadores proliferan en las ciudades gracias al confinamiento social para prevenir contagios de Covid-19.

Integrantes de la organización Guerreros Verdes informaron este miércoles que estos insectos son las ecologistas número uno en el planeta, los seres vivos más respetuosos de las demás especies al desempeñar su función de producir su miel, hacer su casa o alimentarse, porque no dañan a ningún otro ejemplar que visitan.

Rubén Vázquez Fragoso dijo que “es sorprendente constatar que el trabajo de una abeja es tan considerado que no causa perjuicio alguno en la naturaleza para alimentarse, y su aporte a la biodiversidad es gratuito e incalculable porque de ellas dependen las cosechas”.

El activista expuso en entrevista a sana distancia que ahora que las comunidades están encerradas, se multiplican con libertad en este entorno y alrededor del mundo cerca de 20 mil géneros de abejas conocidas, de las cuales sólo seis se consideran variedades cuyas picadura generan malestar, mientras otras 500 más son meliponas, solitarias, carpinteras, nocturnas y abejorros.

Vázquez Fragoso apreció que los insectos cumplan un papel muy importante en la producción agrícola y en la estabilidad frente al cambio climático.

Alertó que las muertes de colonias de abejas en el planeta son masivas y que las freno en cierta medida la pandemia pero que se deben proteger por conciencia.

Añadió que 70 por ciento de los cultivos alimenticios para los seres humanos es posible gracias a la polinización animal y que tiene un valor económico estimado en billones de dólares al año a nivel local y global, “más que en monedas es la vida misma”.