Imprimir esta página
Urge que gobiernos garanticen seguridad a vecinos de La Montaña y las Costas: Iglesia Foto: Raúl Aguirre

Urge que gobiernos garanticen seguridad a vecinos de La Montaña y las Costas: Iglesia

Escrito por  Patricia Rumbo Feb 02, 2020

Pide prelado atender petición sobre presencia de GN, Ejército y PE en zonas de conflicto

Deben asegurar el libre tránsito, trabajo y el retorno a sus comunidades para que abandonen las armas


La Iglesia de Guerrero consideró urgente que los gobiernos aseguren a las personas de La Montaña, Costa Chica y Costa Grande, el libre tránsito, trabajo y el retorno a sus comunidades para conseguir que abandonen las armas.

En lo anterior coincidieron sacerdotes, obispos y arzobispos de todas las provincias de la entidad, en reunión de inicio de año que sostuvieron, informó el arzobispo de la Arquidiócesis de Acapulco, Leopoldo González González.

El prelado consideró que las armas no deben estar en las manos de los ciudadanos, sino de la autoridad, y pidió escuchar la petición general de la presencia de la Guardia Nacional, el Ejército y la Policía Estatal con una estrategia adecuada para atender los conflictos en los territorios de Guerrero. “Hay la necesidad de que las familias desplazadas por la violencia pudieran volver a sus hogares,  tener en sus manos los modos de ganarse cada día el sustento y garantizarles el paso de una población a otra”.

Precisó que estas tres situaciones han hecho que los habitantes de las zonas exijan la permanencia de los cuerpos de seguridad federal y estatal para lograr la convivencia. “Que la presencia de la Guardia Nacional, el Ejército y la Policía Estatal hagan posible el respeto de los derechos fundamentales de cada persona”.

González González, opinó que en un momento difícil la gente con armas puede reaccionar y aumentar los enfrentamientos. “Si una persona chica o grande se dedica a hacer mal, y trae un arma en sus manos, el daño que puede causar es peor que si no trajera armas, si las personas chicas o grandes que hacen el bien traen armas, en un instante de conflicto pueden dejarse llevar de la ira, utilizarlas y causar daños irreparables”.

Indicó que la ciudadanía no debe portar armas y quienes trabajan con ellas deben pedir permisos para hacerlo.

De la incursión de menores en el combate al crimen organizado como parte de la Policía Comunitaria, señaló que crecer en un ambiente de paz es un derecho humano de los niños y otorgárselos un deber de los adultos.

Demandó a las instituciones una estrategia inmediata diseñada para la construcción de paz en cada región y a las familias aconsejó mantener un ambiente de armonía en el hogar por medio del diálogo no de golpes, labores que tendrán que ser reforzadas por las escuelas, los medios de comunicación y la iglesia.

Agregó que para que el recién creado Instituto de Salud y Bienestar (Insabi) –que sustituyó al Seguro Popular– tenga éxito, el gobierno necesita conservar la estructura que sí funcionó, eliminar la corrupción, poner atención en los perfiles de quienes ocupen los cargos directivos.