Imprimir esta página
Piden líderes de Morena en Tecpan y Atoyac destituir a servidores de la Nación Foto: Rodolfo Valadez Luviano

Piden líderes de Morena en Tecpan y Atoyac destituir a servidores de la Nación

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Oct 23, 2019

Se pronuncian contra los mapaches y compra de votos en los procesos internos

Acusan a Amílcar Sandoval, Ríos Saucedo y César Núñez Ramos de dividir a la militancia

Se declaran en rebeldía contra los que quieren adueñarse del partido desde la cúpula gubernamental


Atoyac, 22 de octubre. Dirigentes de Morena en los municipios de Tecpan y Atoyac pidieron la destitución de los servidores de la Nación que participaron en la asamblea regional que no se llevó a cabo en Zihuatanejo el pasado fin de semana, y reprobaron la actitud de Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, Luis Enrique Ríos Saucedo y César Núñez Ramos, a quienes señalaron que desde su cargo como representantes del gobierno federal han dividido a la militancia de ese partido al asumir un sentido paternalista.

En conferencia de prensa, los dirigentes de los comités directivos municipales Jorge Sierra Rosas, Fortunato Hernández Carbajal, Angélica Castro Rebolledo, Rogelio Rivera Galeana, José Antonio Torres Laureano y Teodoro Téllez Zavala manifestaron que la postura de los morenistas de Tecpan y Atoyac es no permitir que en Morena existan mapaches electorales y que se dé la compra de votos durante los procesos internos del partido y que se juegue a la vez con la pobreza de la población a través de la entrega de despensas y dádivas.

Hernández Carbajal, quien además es miembro del Comité Estatal de Morena, leyó un comunicado en el que los líderes en ambos municipios asentaron que en la pasada asamblea distrital hubo anomalías de tipo organizativo, la injerencia de personas con funciones de servidores de la Nación (impedidos por la ley para ejercer funciones partidarias), varios diputados locales y federales, regidores de algunos municipios que dieron despensas y dinero para comprar votos –organizados desde la cúpula oportunista de Morena en la mayoría de los municipios de la Costa Grande–, contraviniendo a la ley y a las indicaciones de Andrés Manuel López Obrador, “para no convertir a Morena en un partido de estado (Morena-gobierno) como lo fue en el pasado el PRI-gobierno, que tanto daño causó al país”.

Aseguraron que después de la jornada electoral del pasado domingo, la militancia de ocho de los nueve distritos en el estado se declaró en rebeldía ante los malos dirigentes que hoy, desde la cúpula gubernamental, quieren adueñarse del partido, “hoy la militancia dice no al hartazgo del oportunismo al interior de morena”.

Se pronunciaron a favor de fortalecer la estructura partidaria, teniendo siempre en claro la relación partido-gobierno, partido-sociedad y partido-organizaciones Sociopolíticas; negaron que sea el momento de buscar precandidaturas y exhortaron a la militancia a trabajar para superar la debilidad partidaria que permita ganar las próximas contiendas electorales.

Por su parte, consultado por separado, el consejero estatal de Morena, Pablo César Solís Nava aseguró, que los intereses de los que encabezan los grupos al interior de ese partido, así como de los legisladores y funcionarios del gobierno federal y la desorganización en la elaboración de los padrones, fueron las principales causas por las que reventaron ocho de las nueve asambleas distritales en la entidad para elegir consejeros.