Preocupa a representante de la ONU en México creación de la Guardia Nacional Foto: Internet

Preocupa a representante de la ONU en México creación de la Guardia Nacional

Escrito por  Citlal Giles Sánchez Dic 23, 2018

La instancia contribuirá al deterioro de la situación de derechos humanos, advierte

Pide adoptar una fórmula que permita el retiro gradual de las fuerzas armadas de la seguridad pública


Chilpancingo, 22 de diciembre. El representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab manifestó a los diputados federales su preocupación por la creación de la Guardia Nacional pues contribuirá al deterioro de la situación de derechos humanos en México.

Jan Jarab envió una carta a los diputados federales para hacer mención de la iniciativa con la que se crea la Guardia Nacional y se fortalece el papel de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública y combate a la criminalidad.

Jan Jarab reconoció que se México tiene un reto importante en materia de seguridad y que la estrategia iniciada hace más de una década no ha dado resultados esperados produciéndose un incremento de la violencia y de las violaciones a los derechos humanos.

“La ONU-DH saluda los esfuerzos realizados por distintos actores en aras de buscar soluciones que permitan superar dichos desafíos”.

Sin embargo, destaca la preocupación de la ONU-DH por la pretensión de crear una Guardia Nacional, con funciones de la Policía Federal, una corporación integrada mayoritariamente por elementos de las fuerzas armadas, además de asignarle facultades de investigación. “De aprobarse, se consolidaría a nivel constitucional el paradigma militar en materia de seguridad, mismo que ha contribuido al deterioro de la situación de Derechos Humanos en México y se perjudicaría la posibilidad de dotar a México en un futuro de una corporación civil capaz de ejercer las áreas de seguridad pública en estricto apego a los estándares internacionales de derechos humanos”, indicó.

Se agrega que los organismos internacionales de derechos humanos han expresado su preocupación por el empleo de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública y por ello señala que la ONU-DH alienta al Estado mexicano a adoptar una fórmula que permita el retiro gradual, ordenado, planificado, medible y verificable de las fuerzas armadas de las tareas de seguridad pública; que se garantice el carácter excepcional y temporal de su participación en tareas de seguridad; asegure la supeditación de las fuerzas armadas a la autoridad civil; fortalezca las capacidades de las corporaciones civiles; fomente la corresponsabilidad entre los diversos órdenes de gobierno e incorpore un régimen efectivo de control y rendición de cuentas que inhiba el abuso y la violación a los derechos humanos.

“Pedimos respetuosamente a la Cámara de Diputados a reconsiderar los contenidos en el proyecto de dictamen y reitera su atento llamado a establecer un espacio real de que garantice la participación afectiva de víctimas de violaciones a derechos humanos, especialistas, organizaciones de la sociedad civil, academia, organismos públicos de Derechos Humanos, organismos internacionales y pueblos indígenas”.