Jóvenes y sociedad deben levantar la voz, señalan en Foro Ciudadano Anticorrupción Foto: Raúl Aguirre

Jóvenes y sociedad deben levantar la voz, señalan en Foro Ciudadano Anticorrupción

Escrito por  Héctor Briseño Nov 09, 2018

Conforme disminuya la corrupción, aumentará la confianza de la población: investigadora

Los procesos de transformación deben ser colectivos para que se asuman como tales, dice activista


El representante de Wiki Política Jalisco, Luis Ángel Morales Hernández, subrayó que los procesos de transformación deben ser colectivos para que se asuman como tales.

Señaló que ante la gran cantidad de acontecimientos y cambios registrados durante los últimos años, la actual generación de jóvenes y la sociedad en general, deben levantar la voz.

La mañana de este jueves inició en el Fuerte de San Diego, el segundo Foro Ciudadano Anticorrupción, convocado por diversas asociaciones civiles.

En el primer día de actividades, ponentes, entre quienes se encontraban académicos, jóvenes y representantes de la Policía Comunitaria, enfatizaron la importancia de la organización ciudadana, tanto para presentar iniciativas, vigilar actos de gobierno, y lograr mejor seguridad.

Morales Hernández explicó que la iniciativa Sin voto no hay dinero, busca que el recurso público sea entregado a partidos políticos conforme a lo que los ciudadanos deciden el día de las elecciones.

Expresó que “lo que busca es que el partido político reciba el dinero conforme a la elección vigente. Si tuvo la confianza de los ciudadanos, tendrá un recurso público conforme a los votos recibidos en las urnas, ello impulsará y motivará a los partidos políticos a tener prácticas adecuadas para recuperar la confianza de los ciudadanos”.

Sostuvo que gracias a esta iniciativa, el estado de Jalisco se ahorró alrededor de 100 millones de pesos.

Morales Hernández manifestó que “esta generación de jóvenes y personas que hemos vivido procesos sociales muy fuertes en el país, desde 2000, 2006, 2012, 2014, con el tema de Ayotzinapa, nos lleva a levantar la voz, y sobre todo a entender que todos los procesos de transformación deben ser colectivos”.

Enfatizó que “tenemos que organizarnos de tal manera, para que los mecanismos que encontremos para poder presionar desde la sociedad civil, sean adecuados para que los representantes en la Cámara de Diputados, senadores y congresos locales, sepan que la sociedad no es lo que era antes”.

Morales Hernández sostuvo que los medios de comunicación han contribuido a tener una sociedad más y mejor informada.

Ejemplificó lo ocurrido con la integración del sistema estatal anticorrupción, formado en Jalisco por más de 40 asociaciones civiles, del cual se desprendió un consejo de participación ciudadana, el cual contribuye a evaluar personas que van a ocupar cargos públicos, hasta fiscales y magistrados.

Recalcó que la actual coyuntura, con el cambio de gobierno a nivel federal, debe ser aprovechada para fortalecer la participación ciudadana, y subrayó que “las personas son las más importantes en una sociedad”.

La investigadora de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javiera Donoso Jiménez, advirtió que policías municipales y partidos políticos son considerados como las instituciones gubernamentales más corruptas.

Mientras que los mejor evaluados para impartir justicia son la Secretaría de Marina y el Ejército.

La investigadora enfatizó que los cuerpos de seguridad mejor evaluados, son las policías comunitarias, las cuales no forman parte de ningún gobierno.

La consultora presentó los resultados de la investigación Corrupción como obstáculo para la procuración de justicia, caso Guerrero, que hizo entre octubre de 2017 y marzo de 2018, en cinco municipios con altos índices de violencia.

Donoso Jiménez puntualizó que en la medida que la corrupción disminuya, habrá mayor confianza de la ciudadanía y menor violencia en la sociedad.

Manifestó que “la corrupción está vinculada al salario que es insuficiente. No hay evidencias reales que demuestren de alguna labor que se haga para evitar actos de corrupción”.

Reflexionó que para terminar con la corrupción, la ciudadanía también tiene que hacer conciencia del problema.

Otros ponentes fueron Arcadio Cortés Ángel, coordinador regional de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (Crac-PC), y Sabás Arturo Espinobarros, coordinador de consejeros regionales de la Crac-PC, quienes se presentaron en la Universidad Americana de Acapulco.

Cortés Ángel explicó que en los pueblos originarios se están reducando a las personas detenidas, haciendo trabajo para bien de las comunidades, al mismo tiempo que se les enseña a trabajar.

Subrayó que en las comunidades indígenas con vigilancia de la Crac-PC, a 23 años de su formación, no existen problemas de inseguridad.

En la organización de la Crac-PC interviene la propia comunidad, incluso con importante participación de las mujeres, indicó Cortés Ángel.

Arturo Espinobarros puntualizó que “ya llevamos muchos años, varios sexenios, que los gobiernos federales, estatales, municipales, no han podido, nosotros hemos demostrado, con la gente organizada, aunque sea con rifles, con palos, con machete, con escopeta, sí es posible auto defenderse”.

Enfatizó que “a la Crac la respeta la gente malosa, porque tiene el respaldo de la gente, de su asamblea comunitaria, ese es poder del pueblo, no las armas, aunque sí se requieren en ocasiones”.

El consejero especificó que actualmente la Crac-PC cuenta con 200 comunidades agrupadas, después de iniciar con sólo 34; con presencia en 28 municipios del estado, además de una localidad de Puebla.

Sin embargo, alertó que el principal obstáculo que han enfrentado desde 1995, para el desarrollo de la Crac-PC, es el hostigamiento gubernamental, pues administraciones estatales han intentado acabar con este sistema a través de diferentes mecanismos, como agruparlos como policías auxiliares, así como iniciativas de ley que no han fructificado.