Renuncian al PES militantes por violencia política del dirigente Foto: Dassaev Téllez Adame

Renuncian al PES militantes por violencia política del dirigente

Escrito por  Citlal Giles Sánchez Sep 30, 2020

La delegada nacional acusa al dirigente estatal Antonio Santiago Solís

Denuncia Erika Salgado García al líder de su partido de ofrecer candidaturas al mejor postor

Lo acusa de tener una actitud machista contra ella a pesar del trabajo que ha hecho por su instituto


Chilpancingo, 29 de septiembre. Fundadores y militantes del Partido Encuentro Solidario (PES) renunciaron a dicho instituto político por los diversos atropellos de su dirigente estatal, Antonio Santiago Solís, entre los que se encuentra el delito de violencia política de género.

En conferencia de prensa, la delegada nacional propietaria y fundadora del PES, Erika Salgado García, acompañada del coordinador distrital en Chilpancingo con presencia en La Montaña así como de líderes seccionales de Chilpancingo y militantes, denunció que a pesar de todo el trabajo que hicieron para conseguir de nueva cuenta el registro del PES, hayan sido utilizados y ahora los dirigentes del partido pretendan utilizar las candidaturas y posiciones de dicho instituto ofreciéndolos al mejor postor y haciendo de lado el esfuerzo de miles de militantes en Guerrero.

Salgado García denunció también que Santiago Solís, quien en unos días será el dirigente estatal del PES en Guerrero, comenzó a tener una actitud machista, despectiva y poco ética contra su persona, actitudes que derivaron en una denuncia.

Salgado García manifestó que tras la denuncia que interpuso ante la dirigencia nacional del PES, por las irregularidades en la dirigencia estatal, comenzó a recibir acoso, intimidación y difamaciones por parte de quien ahora será presidente del Consejo Estatal en Guerrero, Nicolás Hernández Castillo.

“En muchas ocasiones se me insinuó y me dijo que si aceptaba una relación sentimental con él, yo tendría su apoyo y en consecuencia el del dirigente estatal Marcos Santiago, pues su amistad era de hace años”, mencionó.

Al ponerle un alto –detalló- Hernández Castillo comenzó a trabajar un grupo paralelo al equipo de trabajo de Salgado García y, en venganza, “comenzó a buscar a los liderazgos que me han apoyado y que ahora me acompañaron para comprar sus conciencias, ponerles precio y comenzar a difamar mi persona y mi trabajo”.

La delegada nacional del PES mencionó que pidió la intervención de la dirigencia nacional, pues comenzaba a sufrir de violencia política de género por parte de los señores Juan Alfredo Sandoval Torres, Asunción Rodrigo Flores, Roberto Marcelo Alarcón, todos ellos por órdenes de Hernández Castillo.

Sin embargo, dijo que como respuesta, la integrante del Comité Nacional, Carolina de Anda, lejos de apoyarla, la regañó y le cuestionó dicha denuncia.