Imprimir esta página
Néstor Araújo, profeta mexicano en tierras gallegas Foto especial

Néstor Araújo, profeta mexicano en tierras gallegas

Escrito por  Sep 25, 2020
Hace dos temporadas, Néstor Araújo emprendió una nueva aventura en su carrera futbolística cruzando el Océano Atlántico y desembarcando en la zona septentrional de la Península Ibérica. El Celta de Vigo era el equipo que había apostado por él, brindándole una oportunidad para disputar una de las mejores competiciones del planeta fútbol.
 
A sus 29 años, Néstor Araújo se encuentra en su madurez futbolística, y se ha convertido en un auténtico fijo para el esquema de Oscar García. Además de ser un puntal del equipo celeste dentro del terreno de juego, se ha convertido en uno de los futbolistas más queridos para la afición y en un auténtico ídolo de masas en Vigo.
 
Esta conexión sana y certera entre la afición y el central se puede comprobar en el espacio “periodistas por un día”. Esta iniciativa realizada por la casa de apuestas Betway y Underground Fan Club, ha unido en una misma conversación a dos hinchas del Celta, Aida y Alfonso, junto con Néstor Araújo. Conformando una entrevista muy amena que arrojó muchos titulares e incluso promesas a realizar si se cumplen unos ambiciosos objetivos a final de curso.
 
El mexicano se confiesa un auténtico amante de lo exquisita que es la comida gallega, con los mariscos y el pulpo gallego a la cabeza. Eso sí, no olvida su sabor predilecto, los afamados tacos mexicanos que ha degustado en su tierra natal durante 26 años, y que aun le siguen privando.
Durante sus dos campañas en Vigo, ha podido interiorizar la historia y el calado que tiene el Celta. Afronta con optimismo esta temporada, puesto que “el equipo está un pasito más físicamente y fortalecidos mentalmente estaremos seguros (…) Tengo fe de que será una muy buena temporada”, añade en “periodistas por un día”.
 
La promesa de raparse al cero que lazó públicamente Néstor Araújo, sorprendió a Aida y Alfonso. El mexicano lo cumplirá si el Celta de Vigo consigue un billete para competiciones europeas. Hecho que ansían con igual de ganas los dos periodistas ocasionales, que nunca olvidarán esta bonita experiencia.