Los remakes cinematográficos se encuentran en pleno auge

Escrito por  Jul 22, 2019

La industria cinematográfica, a raíz de diversos estrenos, empezó a darse cuenta de que los remakes podían llegar a ser muy beneficiosos en términos económicos. Un claro ejemplo de ello fue El libro de la selva. Su lanzamiento en 2016 cosechó espectaculares cifras en las taquillas, recaudando muchísimo más dinero del que costó la elaboración de la cinta.

De hecho, poco después se daba a conocer que la historia volvería a ser reeditada, en esta ocasión bajo el título de Mowgli. ¿Es estirar demasiado el chicle? Solo los números de espectadores lo dirán, pero lo cierto es que este tipo de remakes en imagen real están ofreciendo sobresalientes resultados.

Ello no solamente se refleja en las taquillas de cine. Y es que portales online como gomovies a diario registran una gran actividad relacionada con esta clase de reinvenciones para la gran pantalla.


Dumbo, Aladdin y El Rey León

Es innegable que Disney es la principal artífice del auge de los remakes cinematográficos. En su época las películas de animación triunfaron hasta límites insospechados. Sin embargo, la mítica compañía que gusta por igual a los más pequeños de la casa y a adultos de todas las edades, no dudó en sacarles un mayor partido a dichas obras fílmicas.

¿Cómo? Dándoles un soplo de aire fresco. El hilo argumental se mantendría prácticamente idéntico, puesto que los nostálgicos es lo que consideran más intocable de todo. Por el contrario, sí se produciría un cambio abismal a nivel técnico.

Es decir, una renovación completa procedería a aplicarse. Las escenas dejarían atrás el estilo de dibujo para pasar a tener un aspecto muy realista, basado en la tecnología CGI que tan excelentes resultados lleva dando a la industria del cine desde hace bastantes años.

Por supuesto, el apartado sonoro también se ve afectado de manera más que positiva. Así lo demuestran tres de los últimos remakes que han visto la luz en Latinoamérica y el resto del mundo.

En primer lugar toca hablar de Dumbo, de Tim Burton. ¿Sabías que el presupuesto ha sido duplicado por los beneficios obtenidos? En efecto, habiéndose destinado 170 millones de dólares a la elaboración de la cinta, mientras que las taquillas han dejado una facturación de más de 350 millones.

Los espectadores salieron encantados del cine tras ver al orejudo elefante en escenas que parecían totalmente reales. Algo similar ha sucedido con Aladdin, una película que en su momento también causó furor sobre todo entre el público infantil.

La elección de Will Smith para interpretar al Genio finalmente ha demostrado ser todo un acierto. A nivel económico los resultados son mucho mejores si cabe que los de Dumbo. El presupuesto necesario para su creación fue prácticamente idéntico, pero no así la recaudación. ¿Sabías que el remake de Aladdin costó 180 millones y ha recaudado casi 1.000 en total?

Si ya de por sí estas cifras son sorprendentemente elevadas todavía queda el plato fuerte: El Rey León. De todas las películas clásicas de Disney es una de las mejor valoradas. Así pues, no es de extrañar que su remake sea esperadísimo por fans de todo el planeta.

Las expectativas de recaudación por parte de la productora son muy altas, aunque lo más probable es que terminen superándose. Para averiguarlo habrá que esperar hasta que hayan transcurrido unas semanas luego de su estreno el pasado 19 de julio.

2019 está siendo extremadamente activo en lo que se refiere a los estrenos de remakes cinematográficos. Dentro de este subgénero fílmico todo apunta a que acabará convirtiéndose en uno de los mejores años de la historia.

Sin embargo, en los tiempos venideros se estrenarán otras obras que también son muy esperadas por los aficionados a la animación. Algunas de ellas ya han sido reveladas, pero otras se darán a conocer más adelante. En cualquier caso, innegablemente se trata de unos tipos de películas que cosechan muy buena recepción en forma de críticas especializadas y valoraciones propias del espectador medio.


Actores de doblaje originales

Tanto Disney como Warner y el resto de compañías que son plenamente conscientes del impacto que tienen esta clase de remakes, saben que es necesario contar con los actores de doblaje originales. Es decir, aquellos que en su momento participaron en los films de animación, contratándoles para que pongan su voz al mismo personaje –recreado esta vez en imagen real hecha por ordenador–.

Se trata sin duda de uno de los procesos más complicados. Y es que algunos de ellos ya se han retirado de la profesión de doblaje, mientras que otros presentan dificultades adicionales por motivos de licencias con distribuidoras y/o productoras.

Sin embargo, en caso de conseguirlo el resultado final es espectacular en todos los sentidos. Y es que es como estar viendo la misma película estrenada décadas atrás con un sorprendente lavado de cara para gustar no solamente a los fans nostálgicos, sino también a las nuevas generaciones.