Reciben la primavera con ceremonia prehispánica en La Quebrada Foto: Rubén Vázquez Santiago

Reciben la primavera con ceremonia prehispánica en La Quebrada

Escrito por  Patricia Rumbo Mar 22, 2019

Se suma el acantilado a realizar estas actividades para recargar fuerzas; participan menores con Síndrome de Down en Tehuacalco


Clavadistas, danzantes y autoridades municipales recibieron el equinoccio de primavera con una ceremonia prehispánica este jueves en La Quebrada.

El acantilado de 45 metros de altura, con un canal de siete metros de ancho y cuatro de profundidad del puerto, se suma a partir de este año y de manera permanente a las diversas zonas tradicionales y arqueológicas que realizan ceremonias prehispánicas en todo México, con la finalidad de recibir a la estación en la que se recarga la fuerza, manifestaron clavadistas.

Las actividades iniciaron poco después de las 6 de la tarde, con la ceremonia del saludo a los rumbos, para luego dar paso a las danzas prehispánicas y a la colocación de ofrendas florales.

El público asistente, los clavadistas, integrantes del Centro Cultural Mexicayotl y autoridades municipales que portaron ropa blanca y roja, expresaron peticiones de paz y abundancia para Acapulco y para el mundo entero, dijeron que confiaban en el nacimiento de un nuevo ciclo que traería energía positiva.

Cerraron la noche con el show de clavados, espectáculo tradicional de Acapulco, en el que integrantes del Comité de la Asociación de Clavadistas de La Quebrada se lanzaron al mar desde la roca saliente más alta, sincronizando el oleaje, marea y viento para caer en suficiente agua entre la oscuridad.

La recaudación generada por el pago de una cuota mínima para acceder al ritual, será donada a las villas de niñas y niños del DIF Acapulco.

Conmemoran el Día Mundial del Síndrome de Down

Conmemoran más de 50 niños atendidos por asociación Aca Down, el Día Mundial del Síndrome de Down participando en la ceremonia del equinoccio de primavera en la zona arqueológica de Tehuacalco de la comunidad La Haciendita.

Ángeles Reyes Cabañas, presidenta de la organización, informó que niños y jóvenes con síndrome de Down se integraron a la recepción de la estación, invitados por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Guerrero.

“Participar en estos eventos forma parte de los tantos desafíos, que como personas con síndrome de Down enfrentan al ir a centros de estudios ordinarios, hacer amigos, disfrutar de la vida y conseguir trabajo cuando crecen”.

Entrevistada junto al grupo de participantes al regresar de la zona arqueológica, Reyes Cabañas señaló que en la mayoría de las ciudades por cada 800 niños que nacen, uno padece el síndrome, pero que en Acapulco el registro se hace a partir de los 700.

Explicó que el síndrome de Down es una alteración genética que se produce por la presencia de un cromosoma extra (el cromosoma es la estructura que contiene el ADN) o una parte de él y que las personas con síndrome de Down tienen tres cromosomas en el par 21 en lugar de los dos que existen habitualmente.

“El hecho de recibir ayuda especial lo antes posible (cuando sean bebés o niños de menos de dos años) puede ser la clave para que logren llevar vidas más saludables, más felices y más independientes”.

La organización tiene como prioridad incidir en la vida de los pacientes y de sus familias, a quienes se asiste a través de la capacitación y la neurociencia, para lograr la autosuficiencia, la socialización y la integración de esta población.

Reconoció que existe menos discriminación, porque de ser personas encerradas, están ahora aprendiendo a vivir y a participar, pero que la sociedad debe continuar tomando conciencia para facilitarles la existencia.

Para finalizar los festejos, niños, jóvenes, familias y personal de Aca Down, ingresaron a un centro comercial en la avenida Costera Miguel Alemán, mientras acordaban qué película ver.