Gobierno obeso

Escrito por  Nov 28, 2019

Es, por supuesto, recomendable tomar con reservas la denuncia que hicieron el martes, por separado, ante medios de comunicación, los regidores Víctor Aguirre Alcaide, del PRD, y María de los Ángeles Elbjorn Trani, del PT, en el sentido de que el actual gobierno de Acapulco incrementó en unas 300 personas la nómina de por sí obesa que dejó el ayuntamiento anterior.

Los representantes, sin embargo, discrepan en las cifras que ofrecen para ilustrar su queja: el perredista afirma que el ayuntamiento tiene unos 9 mil trabajadores, mientras la petista asegura que son 11 mil, 3 mil más que los que eran en 2018. La diferencia llama la atención porque, estando ambos en la misma posición estratégica para observar lo que sucede en la administración municipal, ven panoramas distintos, y no por poco.

Sin embargo, en ambos casos, el efecto es el mismo: el aumento en la nómina se ha traducido en más gasto para el ayuntamiento. Aguirre Alcaide asegura que el año pasado el gobierno municipal erogó mil 492 millones de pesos por tal concepto, cifra que este año ya se ha elevado a mil 770 millones, 278 millones de pesos más, y eso que aún no concluye 2019.

Elbjorn Trani, por su parte, apunta a que ese incremento de empleados explica que la alcaldía esté en estos días en busca de un crédito bancario por 200 millones de pesos, que serían para compensar el aumento en el gasto público.

Por supuesto, las denuncias deben tomarse con reservas, sobre todo las que son presentadas sólo ante los medios de comunicación y no ante las autoridades que tienen competencia en estos asuntos, pues todo mundo tiene motivaciones para hacer lo que hace, y de manera señalada los actores políticos.

Pero más allá de las precauciones que los medios deben tomar ante esta y otras denuncias está el hecho de que los dos regidores coinciden en la parte medular de su acusación: este gobierno ha aumentado la nómina hasta niveles inadmisibles. Al respecto, Aguirre Alcaide acota que los gobiernos de municipios más grandes que Acapulco operan con unos 5 mil empleados, lo cual significaría que el exceso en el gobierno local va de 4 mil a 6 mil personas, o de 80 a 120 por ciento.

Hasta ayer, un día después de esas declaraciones, el gobierno municipal no las había desmentido, y ese hecho sí tiene significación periodística. n