Imprimir esta página

Forcejeo inútil

Escrito por  Ago 05, 2019

Pobre defensa sobre la ausencia de legisladores en el Congreso local asumió la vicepresidenta de la mesa directiva, Norma Otilia Hernández Martínez, al argumentar que la decisión de tener un receso de tres semanas no fue unilateral, sino acordada por la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso y por la mesa directiva.

Nadie ha dicho que el problema estriba en que las vacaciones fue una decisión unilateral, sino que el diputado federal Rubén Cayetano García fundamentó su demanda de juicio político contra los 27 diputados que integran la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y la Comisión Permanente del Congreso por violentar la Ley Orgánica del Congreso del estado, en el sentido de que su artículo 141 ordena que la Comisión Permanente debe sesionar cuando menos una vez cada 15 días, por lo que se viola ese artículo al salir los 21 días de vacaciones, durante los cuales obviamente no sesionarán.

El sustento del legislador constituye un jaque mate a cuanto quieran argüir a su favor los vacacionistas.

Queda claro que no es cuestión de que los legisladores se pongan de acuerdo para pisotear la ley, sino se trata de respetarla. Cayetano García, articulado en mano, les demuestra que la violaron.

Norma Otilia todavía trató de manotear: “no estamos de vacaciones; estamos trabajando; aprovechando para poder tener temas más certeros y que podamos tener acuerdos con los demás grupos parlamentarios y no politizar algunos asuntos”.

Sigue trastabillando: “No hay un receso como tal; hay muchos temas que tenemos que trabajar, y es precisamente lo que estamos haciendo; estamos armando una agenda que se propondrá a los demás grupos parlamentarios y en algunos habremos de coincidir”, dijo.

Apuntó que el Congreso tiene un rezago de al menos 100 iniciativas que no se han dictaminado, y es por eso que se trabaja para analizar de qué manera se puede abonar para dictaminar lo más pronto posible.

Nunca cita, sin embargo, dónde se están poniendo de acuerdo, si no lo están haciendo en el Congreso, que es donde deben reunirse. ¿O no es eso lo que alegaban hace algunas semanas cuando los trabajadores tomaron el Congreso y no los dejaban sesionar? ¿No se resistían a sesionar fuera porque tenían que reunise en el Congreso?

Lo peor del caso, cuando alguien incurre en una falla, es que la gravedad no está tanto en la metida de pata, sino en no reconocerla, además de no corregirla de inmediato.

Independientemente de que prospere o no el juicio político, Rubén Cayetano les puso el pie en el cuello, y mientras pataleen manejando nimiedades para respaldar su conducta, no hacen más que exhibirse. n