Imprimir esta página

Objetivo incumplido

Escrito por  Jul 15, 2019

Es una verdad que no necesita demostración el hecho de que no se cumplió el compromiso presidencial de terminar de entregar el fertilizante a los campesinos guerrerenses el 15 de julio, y ello –axiomático también– tendrá consecuencias.

El gobernador Héctor Astudillo Flores y el delegado Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros anunciaron que se extenderá el plazo para entregar el insumo a los productores que quedaron pendientes de recibirlo.

Tarde se incorporó al programa del reparto al jefe del Ejecutivo estatal y a los alcaldes; el gobierno federal no tuvo otra opción más que tomarlos en cuenta al observar cómo la bola de nieve se desplazaba cuesta abajo y amenazaba con aplastar a los responsables.

No obstante la inclusión, productores desesperados y molestos dieron en apoderarse de bodegas, lo mismo que de unidades de transporte del fertilizante, para repartirse entre ellos su contenido.

Si el anterior censo estaba mal, como aducen los responsables, el nuevo no estuvo mejor; por tanto, no tuvieron más recurso que decidir que darán abono aun a productores no considerados en el censo, con lo cual buscaron reducir el malestar.

Mal habría estado que Astudillo Flores se quedara quieto y callado, observando cómo crecía el conflicto en la medida en que se acercaba la temporada de lluvias y cuando ya había comenzado.

Se trataba de un problema que afectaba al estado que gobierna y, en consecuencia, tuvo que levantar la voz, aunque recibió en respuesta acusaciones morenistas en el sentido de que era el mandatario el que estaba azuzando a los campesinos para que se movilizaran, cuando en realidad los trabajadores del campo tenían razones para inconformarse, pues en tiempos en que en otros años ya tenían todo el abono, ahora se encontraban con las manos vacías.

Al final, representantes federales, gobernador y alcaldes se han metido ya en el tema y buscan darle salida con el menor saldo negativo posible.

Hoy harán corte de caja; verán cuánto han repartido en realidad y cuánto queda por distribuir, además de fijar un nuevo plazo para cumplir el objetivo. n