Astucia

Escrito por  Jun 27, 2019

El 27 de diciembre de 2017, padres de normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala y alumnos de esa normal irrumpieron en un acto de precampaña organizado en Ayutla para el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, que, según información oficial de su vocería, buscaba ser candidato del PRD a diputado federal por el octavo distrito, cuya sede está en esa ciudad.

Esa fue la primera vez que se encontraron frente a frente el ex mandatario y los agraviados después de los malhadados acontecimientos en Iguala la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014.

Como era de esperar, el encuentro fue fragoroso, y poco faltó para que se saliera de todo control. ¿Pero cómo se le ocurre al ex mandatario salir a la palestra pública cuando están aún frescos los acontecimientos de Iguala?, se preguntaron varios.

Pero no era así: político experimentado como es, el ex gobernador no buscaba ser candidato, ni la organización del acto fue resultado de un error de cálculo de su equipo. Fue un acto premeditado para concitar la atención y la presencia de los padres de los 43, para que acudieran a confrontarlo en esa ciudad de la Costa Chica.

El ex mandatario necesitaba hablar de frente con ellos, romper el hielo de la incomunicación obligada por la ira justificada, darles su versión de los hechos, ofrecerles las disculpas correspondientes por lo que a su responsabilidad toca en ese infausto acontecimiento y sentar las bases de una relación, si bien distante, pacífica. Y lo logró.

Por supuesto, no fue candidato del PRD, ni de ningún otro partido.

Pero hace unos días, el martes de esta semana, volvió a encontrarse con ellos, a instancias de la Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa, encabezada por el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación federal, Alejandro Encinas Rodríguez.

“A pesar de los roces y momentos de tensión que se vivieron en esta reunión, quedaron posibilidades de nuevos encuentros en próximas fechas”, relata el reportero en su nota informativa.

En estos días de desencuentros, sería recomendable que algunos aprendices de político echaran un vistazo a esta experiencia. Algo podrían aprender. n