Dos visiones, un conflicto

Escrito por  Jun 21, 2019

Clara, precisa y contundente fue la explicación expresada por el gobierno del estado en su posicionamiento respecto al retraso en el reparto del fertilizante.

Detalló y remarcó los puntos en que los representantes del gobierno federal responsables del programa han errado de tal manera que lo puedan refutar punto por punto sin dar lugar a generalidades e interpretaciones.

Dice una parte del documento: existe un retraso en la entrega del fertilizante… debido a una falta de planeación e inadecuada operación  del programa. Esto se ha visto reflejado en la ausencia de un padrón y en la falta de vales suficientes y la incipiente entrega del propio insumo.

Son los propios productores los que citan la falta de vales y son los hechos los que exhiben lo incipiente del reparto del insumo, lo que se refleja en una distribución inferior a 50 por ciento, en tanto las lluvias ya están avanzadas.

Otra falla mencionada por el posicionamiento es el incumplimiento de la convocatoria de acuerdo con la cual los productores debían presentar sus solicitudes en línea, lo que ha ocasionado, por ejemplo, la inexistencia de los listados de los campesinos a beneficiarse.

La delegación federal y la Coordinación del Programa atribuyen las protestas a supuestos manejos políticos; es decir que ellos van bien. Manejan que las movilizaciones, los bloqueos de la autopista y carreteras, así como la toma de oficinas públicas, están injustificados, no tienen razón de ser. Dejan entrever que es el gobernador el que está detrás de todo eso.

En su conferencia mañanera de ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que hay un retraso en la distribución. Dijo que se debe al cambio que se hizo en la estrategia de entrega. De ahí vienen los obstáculos.

Lo más importante –reforzó– es que se cumpla el compromiso de entregar el insumo a tiempo.

Para el gobierno estatal hay fallas de planeación y operación; para el Presidente hay problemas por el cambio de estrategia.

Para el estado se está pasando el momento en que el productor debe tener el insumo; para AMLO se está a tiempo.

La situación que exhibe el estado es una; la información que han entregado a López Obrador es otra, distinta.

Es indiscutible que gobernador y Presidente deben sentarse a platicar ya, porque las protestas evidentemente no se detendrán en tanto no llegue el abono, y se corre el riesgo de que se cumpla el pronóstico estatal: “No actuar con responsabilidad y a tiempo tendrá consecuencias muy graves y dolorosas para todos”. n