Otra vez lo mismo

Escrito por  Jun 17, 2019

Las irregularidades en el reparto del fertilizante a cargo del gobierno federal provocaron ya un nuevo distanciamiento entre el delegado Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros y el gobernador Héctor Astudillo Flores.

La prudencia del mandatario, su mano suave como político y su trato respetuoso chocaron con la actitud del funcionario federal, resquebrajando la relación, que de por sí se mantenía prendida con alfileres, no obstante la mediación del presidente Andrés Manuel López Obrador para que entre ambos hubiera entendimiento y coordinación.

Como líder de Morena en la entidad, Sandoval Ballesteros tuvo problemas con sus compañeros de partido por su empeño en imponer sus decisiones; estando en ese partido, los conflictos se circunscribían al interior, pero ahora como delegado federal, como representante del Presidente de México, que lo coloca en una posición que no pocos comparan con la de vicegobernador, por el poder que acumula, su actitud nada humilde y su desconocimiento en tareas como las administrativas, reflejan sus efectos en el reparto del abono.

Cuando empezó a manejarse el nombre de Sandoval como delegado empezaron las fricciones con el gobierno estatal; luego de hacerse oficial el nombramiento se recrudecieron, sobre todo en aquel acto en Tlapa, donde presentes abuchearon al jefe del Ejecutivo estatal.

Luego, intervino López Obrador; los acercó y le advirtió al delegado que Astudillo es el gobernador y que, por tanto, le debía respeto.

Como resutlado, la relación se reanudó; Astudillo llegó a declarar públicamente que ningún problema había con Sandoval.

Ahora, en el reparto del abono, resurgen las fricciones porque el gobernador insiste en que se entregue cuanto antes el insumo, cuya lentitud ha ocasionado el bloqueo de vialidades y la retención de funcionarios, lo cual bien se pudo evitar, pero ni el delegado Sandoval Ballesteros, ni Jorge Gage François, coordinador de la entrega del fertilizante, reconocen sus errores, lejos de lo cual se empeñan en buscar justificaciones e inventar culpables de las protestas.

El experimentado político priísta Manuel Añorve Baños, senador de la República, consideró que el problema de la distribución del fertilizante en el estado no se debe a la politización del tema, sino a la falta de experiencia del gobierno federal.

Llamó a los responsables de la entrega del abono a que aprendan de los errores que se cometieron en esta primera gestión, para que en el siguiente periodo no desfasen la producción del campo.

No obstante, habría que agregar, si los responsables del programa no admiten que han fallado, si insisten en que ellos son los únicos que están bien y que los demás están equivocados, claro está que no aprenderán y, si se lo permiten, repetirán los tropiezos, porque si los señores dicen que están bien, pensarán que simplemente nada tienen que corregir.

Si por la Costera pasa un elefante rosa, el sentido común no puede negar que haya pasado, pero la soberbia puede constituirse en un velo que empañe la visión de algunos y les impide ver la realidad. n