Imprimir esta página

Las consecuencias de la ineptitud

Escrito por  Jun 13, 2019

Lo que temía el gobierno estatal respecto al retraso en la entrega de fertilizante comenzó ya: ayer, campesinos se apoderaron del palacio municipal de San Miguel Totolapan, la bodega del fertilizante y las oficinas de los Servidores de la Nación.

Sentenciaron que no los liberarán hasta que el delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, les entregue el insumo.

Dos días antes, siete de los nueve alcaldes calentanos se habían reunido para definir las medidas de presión que efectuarían ante el retraso del producto.

Aunque el acuerdo fue en el sentido de que aguantarían un poco más antes de proceder, ayer los campesinos se desbordaron con el apoyo del alcalde totolapense, Juan Mendoza Acosta.

Advirtieron que hoy bloquearán carreteras.

En Iguala, productores agrícolas acordaron en reunión que, si no les hacen llegar hoy el abono, sitiarán de inmediato la ciudad.

En Azueta, el presidente municipal, Jorge Sánchez Allec, declaró que el retraso “es una situación complicada”.

El problema no implica solamente la falta del abono, sino abarca la exclusión de campesinos de los padrones, el registro de menor cantidad de hectáreas y la entrega de insuficiente fertilizante.

Aunque los responsables del reparto del agroquímico aducen una y otra razón para justificar la tardanza, la realidad demuestra que el problema se les ha ido de las manos, y eso ha dado pie a conflictos que productores y autoridades municipales y estatales habían previsto.

Como consecuencia, integrantes de la Red de Agrónomos Democráticos del Estado de Guerrero declararon “persona non grata” a Jorge Gage François, encargado del programa de reparto de fertilizante, a quien acusaron de dar manejo político a la distribución en busca de favorecer al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de cara a las próximas elecciones.

Exigieron que lo saquen del programa, puesto que además, dijeron, “refleja ineptitud y desconocimiento del campo en Guerrero”.

El delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, así como el coordinador del programa del fertilizante, Jorge Gaje, hicieron quedar mal ya al presidente Andrés Manuel López Obrador, al igual que al gobernador Héctor Astudillo Flores, quien había empeñado su palabra de que el abono llegaría a los campesinos de la entidad hace dos semanas. n