Imprimir esta página

El avance de la Upoeg

Escrito por  May 31, 2019

Contra todos los cuestionamientos que hay sobre su operación, lo mismo de organizaciones sociales que del sector gubernamental, la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg) sigue ganando terreno y adquiriendo más fuerza y poder mediante la creación de policías comunitarias.

Ayer, su dirigente, Bruno Plácido Valerio, dio a conocer que, previa asamblea y aprobación de los lugareños, el Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana comenzó a operar en el poblado de La Sabana, en la zona suburbana de Acapulco, a 20 minutos en vehículo desde el centro de la ciudad.

Fueron los habitantes los que invitaron, asegura, porque hubo quejas relacionadas con la inseguridad.

La primera objeción que esgrimirá la autoridad será que La Sabana no es comunidad indígena y que, en consecuencia, no puede crearse una policía comunitaria, mientras que en defensa de la formación de este cuerpo policiaco se manejará la inseguridad y la violencia que priva en la zona.

Otro argumento de peso: los gobiernos han demostrado incapacidad para someter a la delincuencia, lo que da motivo a que la población recurra a otros medios en busca de protección, sin detenerse a reflexionar respecto a si, hacer lo que están haciendo, es lo más adecuado, porque la formación de estos grupos ha dado origen en principio a la división entre los pobladores, unos apoyando y otros rechazando.

Algo sí es irrebatible: la autoridad pierde cada día terreno en la medida en que las autodefensas lo hacen suyo, aprovechando la necesidad de protección de la gente y el descuido del gobierno, que, frente al incesante flagelo de los indomables grupos delictivos por un lado y el crecimiento de las policías comunitarias, no ha tenido más opción que replegarse en espera de la Guardia Nacional, que no termina por llegar, y en la que la autoridad local ha colocado todos los huevos para recuperar la tranquilidad, a pesar de no haber una estrategia clara contra el crimen.

Si la Upoeg ya llegó a La Sabana y defiende realmente a sus habitantes, sin caer en sus conocidos excesos, difícil será que las autoridades la expulsen.

Y, alerta, eso no es todo: Plácido Valerio advirtió que, así como en La Sabana, la Upoeg en breve tendrá presencia en otras comunidades de Acapulco. n