Imprimir esta página

Comunitarios contra comunitarios

Escrito por  May 29, 2019

No bien termina el gobierno de regocijarse por la baja en la comisión de homicidios dolosos en la entidad cuando nuevos barruntos de violencia se avizoran en el horizonte.

El comunicado de prensa suscrito por el Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (Fupceg), en el sentido de que tomó la determinación de incursionar en los pueblos circunscritos al Valle de El Ocotito, “para restablecer el orden”, no presagia nada tranquilizador, conociendo ya sus antecedentes de actuar de manera similar en municipios como Petatlán y Chichihualco, donde se apoderó de los mismos e impuso sus reglas a los gobiernos.

 Argumenta el Frentre que durante casi cinco años la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg) ha permanecido en la zona con el pretexto de dar seguridad a la población, pero han sido asesinados más de 60 habitantes, 30 desaparecidos y mil desplazados, además de inmuebles invadidos, muebles hurtados y autos robados en la autopista del Sol para luego ser vendidos en otros lugares.

Fuerte el paquete.

La Upoeg, a la que el Frente se propone desplazar, no es enemigo pequeño.

Cuenta con grupos de comunitarios en varios municipios de la entidad y ha sostenido enfrentamientos con otras organizaciones.

Fácilmente recordables son los choques ocurridos con el Fusdeg, otro grupo comunitario, con saldo de muertos, heridos y desaparecidos.

No se olvida mayo de 2017, cuando comunitarios de la Upoeg asesinaron en Cacahuatepec a siete integrantes de una misma familia, entre ellos tres niños, matanza que quedó en la impunidad.

De entrada, el Frente hizo un llamado a la Upoeg a que deponga las armas, “antes de que tome el control de los pueblos del valle, o de lo contrario su equipo de élite responderá con la misma capacidad de fuerza”.

No es necesario que la Upoeg defina su postura para entrever qué podría ocurrir. n