¿Ya se perdió el andador?

Escrito por  Abr 16, 2019

El presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano y Obras Públicas del Cabildo de Acapulco, Javier Morlett Macho, prácticamente reconoció que el ayuntamiento ya perdió el andador de acceso a la playa San Vicente, en la zona Diamante.

¿Qué elementos llevan a esa apreciación? Sencillo. En palabras del mismo edil, el empresario que se apropió de la única franja de terreno que en esa zona comunicaba al mar, legalmente es el dueño del andador.

Revela que, con la complicidad de funcionarios del trienio encabezado por Evodio Velázquez Aguirre, el hombre adquirió ante un notario público la escritura correspondiente y ahora que el ayuntamiento intentó derribar la barda para recuperar el terreno, interpuso un juicio de amparo.

Refuerza Morlett Macho: “O sea, no lo hizo a locas; sino que se fue asesorando muy bien en complicidad con funcionarios del ayuntamiento pasado para generar la documentación legal para poder defender el andador argumentando que es de su propiedad”.

Ahora, la alcaldía no sólo no puede tirar la barda, sino que…  “nosotros no podemos ni siquiera tocarla con un dedo”, dice.

La existencia de dos escrituras exhiben la ilegalidad de la maniobra; una, la original, y otra obtenida en 2017 en la que vienen ampliados los límites del terreno, explica.

El Departamento Jurídico del ayuntamiento atiende el caso: si pierde el juicio de amparo, perderá el andador, indica el edil, pero en ningún momento desliza siguiera que se vaya a proceder contra los funcionarios que favorecieron al empresario para cometer su fechoría.

El misterio es tan grande que se cuida de no mencionar nombres de los involucrados.

¿Quién es ese empresario que no tuvo empacho en apropiarse del terreno? El informante oculta su nombre, pero con anterioridad se había manejado ya que había sido la inmobiliaria Madre Tierra la que construyó la barda. ¿Será esa la propietaria?

Si funcionarios de Evodio Velázquez ayudaron al empresario a conseguir la documentación que lo hiciera aparecer como el dueño del andador, amerita una investigación que incluso debe extenderse hacia el ex alcalde.

Sobre la probabilidad de indagar, es total el silencio que guarda Morlett Macho.

El 31 de enero, la alcaldesa Adela Román Ocampo se había comprometido con locatarios de la zona que le demandaron el rescate, a que “la barda se va a tirar y el acceso va a existir, les damos la seguridad de que vamos a responderles”.

Esa seguridad se tambalea en tanto las organizaciones sociales que dicen defender al puerto, también se quedan calladas. n