La encrucijada de los desplazados

Escrito por  Feb 20, 2019

Cada día se torna más compleja y angustiosa la situación de los desplazados de los municipios de Leonardo Bravo y Zitlala por la violencia.

No sólo en el gobierno estatal sino, por ahora, tampoco en el federal, los de la región serrana, refugiados en Chichihualco, cabecera municipal de Leonardo Bravo, no han hallado solución a sus demandas de que les garanticen seguridad en su regreso a sus pueblos, que la autoridad retome el control de esos lugares expulsando a los policías comunitarios y que les restituyan todo lo que perdieron durante su ausencia; ni los de Zitlala, acampados en Copalillo, han logrado su reubicación.

En su desesperación por hallar una salida, unos 350 desplazados de Filo de Caballos, Campo de Aviación, Los Morros, Camotla, Corralitos y Puentecillas, pertenecientes a Leonardo Bravo,  más unos 60 de Tlaltempanapa (Zitlala), han acudido a la Ciudad de México, donde permanecen en plantón.

Por lo pronto, fueron atendidos por el subsecretario de Derechos Humanos del gobierno de la República, Alejandro Encinas.

El director del Centro Morelos, Manuel Olivares Hernández, quien los acompaña, resume así el resultado del encuentro: “Fue lamentable que no tenga ninguna respuesta, ninguna estrategia, ningún plan para generar condiciones para que los desplazados puedan regresar a sus comunidades; tampoco tienen una respuesta para que los indígenas de Tlaltempanapa puedan ser reubicados”.

Peor aun, los originarios de la sierra enfrentan ahora la oposición de sus comunidades a que regresen. Habitantes de 11 pueblos, encabezados por sus comisarios municipales, firmaron este 17 un acuerdo de rechazar su retorno, pues los acusan de pertenecer al crimen organizado. n