Barruntos de chubasco

Escrito por  Feb 19, 2019

De aprobarse la iniciatiava que Ricardo Monreal ha distribuido entre sus senadores, en el sentido de que la Federación cobre a estados y municipios por el uso de la Guardia Nacional (GN), es un hecho que a los gobernantes les bajará la temperatura.

La idea de Morena estriba en cobrar a estados y municipios que no hayan capacitado a sus policías para enfrentar al crimen organizado, retirándoles recursos de las participaciones federales.

Desde ahora, los alcaldes de Guerrero deben estar sudando frío ante la probabilidad de que ello ocurra, porque han sido omisos en la atención a sus cuerpos policiacos, atenidos siempre a que ha sido el gobierno federal y el estatal los que han enfrentado a la delincuencia, en tanto ellos se han replegado a su zona de confort, donde permanecen impertérritos.

Los munícipes se relamen los bigotes acariaciando la idea de que pronto será la GN la que se haga cargo de la seguridad en el estado, en tanto ninguno de ellos ha dado muestras serias de querer profesionalizar a sus policías.

Una y otra vez, el gobernador Héctor Astudillo Flores los ha conminado a que asuman su responsabilidad en el combate a la violencia y la inseguridad, sin obtener respuesta.

El 9 de octubre de 2017, en un acto en que presentó al grupo policiaco estatal de reacción inmediata denominado Centauro, los llamó a que ejerzan los recursos que les otorga la Federación para el combate al crimen y que asuman una responsabilidad “mayor y más profunda” ante la crisis de inseguridad que vive Guerrero.

El 19 de abril de 2018, durante el homenaje por el asesinato de seis uniformados estatales emboscados en una comunidad de Zihuatanejo, el mandatario llamó a las policías municipales a asumir su responsabilidad, porque, reclamó, “no es posible que siempre siga llegando la policía del estado (a los escenarios de la violencia)”.

El 15 de noviembre de 2018, en un acto por el Día del Médico, se refirió a la violencia surgida en Filo de Caballos en esos días: “No llegué a ser un héroe, no llegué a ser gobernador para ser un héroe, ni creo que haya un gobernador que piense o aspire a ser un héroe; somos coordinadores del trabajo colectivo, y cada quien tiene que poner de su parte y lo tiene que poner cada quien desde su trinchera que le toque participar y aportar para Guerrero”, expresó en clara referencia a los alcaldes, a quienes incluso ha llegado a señalar como generadores de conflictos.

No han sido pocas las ocasiones en que munícipes han exigido al gobernador seguridad en sus municipios, pero no ofrecen ninguna participación, sino le adjudican toda la responsabilidad.

A ver qué dicen si la iniciativa de Morena llega a cuajar. n