De derrota en derrota

Escrito por  Oct 07, 2018

La esencia de un parlamento es la palabra, si bien con límites, pues ha de llegar el momento en que la palabra deberá ceder el paso al voto para concretar lo hablado. Si así no fuera, los parlamentarios podrían pasar la vida hablando, pero sin resolver.

En teoría, si los parlamentarios emplearan a fondo ese recurso, el voto se inclinaría a favor de la razón mejor argumentada.

En los hechos, sin embargo, lo usual es el voto en bloque: las fracciones plantean su postura ante determinado tema, y llegado el momento, cada una vota en un solo sentido.

Por eso empieza a ser preocupante lo que sucede con la fracción parlamentaria de Morena en el Congreso de Guerrero, porque, siendo mayoría, ha perdido las tres votaciones que en su momento ha considerado más importantes.

“No avasallaremos con nuestra mayoría”, había prometido el coordinador de la fracción, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, lo cual implicaba imponer su mayoría sólo en casos en que no hubiera otra opción.

Parece que ese era el caso este viernes, porque Morena necesitaba imponerse en la repartición de las comisiones del Congreso, algunas de las cuales son de importancia estratégica para impulsar el programa de gobierno de ese partido. Pero no tuvo todos sus votos: tres de sus diputados simplemente no se presentaron a la sesión, y aparentemente eso le impidió sacar adelante sus planes tal cual los había formulado.

De seguir perdiendo votaciones importantes a pesar de su mayoría, la fracción morenista podría caer en crisis de liderazgo, como todo grupo que va de derrota en derrota. n