Coagua, caudal de fallas

Escrito por  Sep 29, 2018

El Segundo Congreso Internacional Urbanismo, Educación, Desarrollo Sustentable, Salud Mental en Prospectiva de Paz, realizado en Acapulco, arrojó la información en el sentido de que 69 por ciento de las tomas de agua del municipio son clandestinas.

El rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Javier Saldaña Almazán, dio a conocer que, según información recabada en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Coagua), sólo 31 por ciento se factura, y de este porcentaje se cobra únicamente 62 por ciento.

Se factura poco y se cobra menos.

La conclusión a la que llegaron estudiosos de la máxima casa de estudios de Guerrero consiste en que la causa principal de estas deficiencias es la corrupción.

Mencionaron, entre otros vicios, el uso clientelar del suministro del agua con fines políticos y las tomas toleradas.

Pero aparte de que, según las investigaciones de los universitarios, la mayor parte de las tomas son clandestinas y, en consecuencia, no pagan, de que sólo 31 por ciento se factura y de este 31 únicamente se cobra 62 por ciento, habrá que agregar que, de acuerdo con la información que en varias ocasiones han vertido responsables de la paramunicipal, más de 50 por ciento de la producción de agua se derrama por fugas producidas en las tuberías debido al deterioro de las mismas.

El agua captada del río Papagayo –se ha dicho infinidad de veces– es suficiente para surtir a todos los acapulqueños; no obstante, no les llega a todos porque la mitad se desperdicia en fugas.

Mas los problemas no terminan ahí; la corrupción no se constriñe a la repartición clientelar del líquido que llevan a cabo los responsables de la paramunicipal, ni a la tolerancia que se atribuye a los funcionarios que negocian la lectura con los usuarios, sino que llega a las entrañas más profundas del organismo.

El fraude de 194 millones 577 mil 346.98 pesos detectado por la Auditoría Superior del Estado es una muestra transparente de ello.

Corresponde solamente al año 2016 y abarca acciones ejercidas por funcionarios del más alto nivel avaladas por el consejo de administración.

Las investigaciones de los académicos de la UAG y la auditoría de la ASE aportan elementos más que suficientes para concluir que la corrupción, la ineficiencia y la incapacidad corroen las entrañas de la Coagua y la mantienen hundida. n