Fallas del sistema penal

Escrito por  Jun 22, 2018

Oportuna fue la disertación del gobernador Héctor Astudillo Flores al arrancar ayer aquí la XXXIX Asamblea Plenaria de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia.

El jefe del Ejecutivo de Guerrero hizo ver la necesidad de afinar el Sistema Penal Acusatorio, puesto en marcha en 2016, para que los delincuentes no puedan salir apenas después de ser detenidos.

Puntualizó que con el actual sistema “una serie de puertas se abren para que, quienes cometen delitos, sin grandes dificultades puedan volver a la calle después de ser detenidos”.

La inquietud del mandatario guerrerense es bien conocida en el ámbito nacional, pues es bien sabido que quienes perpetran cierto tipo de delitos siguen su proceso en libertad.

Eso, por muy legal que sea, tiene, al menos, dos significados: el infractor puede volver a las andadas y pone en peligro a las víctimas, pues el agresor podría cobrar venganza por recurrir a los agredidos a la justicia.

Por otra parte, las víctimas se sienten burladas cuando ven salir de la cárcel al victimario, situación que, llegado el momento, podría motivar a hacer justicia por propia mano.

Si bien en Estados Unidos, Europa y el Reino Unido el Sistema Penal Acusatorio ha sido muy exitoso durante los centenares de años que tiene en vigor, conveniente será estudiar las diferencias entre esos lugares y nuestro país.

Pero, independientemente de ello, hace falta prestar más atención en la Fiscalía General del Estado (FGE), pues en cuanto a los delitos de alto impacto no ha aportado los resultados que la sociedad espera.

Trasciende más el trabajo que lleva a cabo la Policía Estatal que el que realiza –porque seguramente algo debe hacer- la Policía Ministerial.

El trabajo de investigación, si lo hay, no rinde frutos.

Pero ahí, legalmente el gobernador no puede meter mano porque la Fiscalía es autónoma, pero su autonomía no parece proporcionar a los guerrerenses beneficio que se note.

Luego entonces, no sólo el Sistema de Justicia Penal Acusatorio cojea, sino también la FGE, y aunque se modifique el sistema, si la FGE sigue igual de nada servirá.

Alguien debe poner atención. n