Celosos de la honra...

Escrito por  Jun 16, 2018

Hubo una ocasión en que, siendo gobernador Rubén Figueroa Figueroa, citó a una reunión de directores de periódicos. En plena charla, les pidió que no desplegaran mucho los hechos sangrientos, la nota roja, pues, a lo que, uno de los presentes contestó: señor gobernador, si no quiere que se hable de sangre, termine usted con los asesinatos.

Lo mismo podría aplicarse a aquellos que actualmente se incomodan porque los medios destacan los sucesos sangrientos en vez de hablar bien de la entidad.

Algunos funcionarios, por otro lado, se han incomodado porque la CFE ha difundido en pleno proceso electoral que la Coagua o Capama le adeuda más de 350 millones de pesos, entreviendo en ello un ataque al partido en el poder municipal, seguramente para restarle votos; mas, si así fuera, si tanta delicadeza hay al respecto, si se es tan celoso de la honra, cuidado se hubiera tenido desde un principio de ir al corriente en los pagos del consumo de energía eléctrica. ¡Pero qué necesidad!

Cuando, a principios de octubre pasado, diputados difundieron un desfalco de 194 millones 577 mil 346. 98 pesos en la Capama, la regidora Gloria Sierra, integrante del consejo de administración de la paramunicipal, expresó su malestar en el sentido de que no se estaba pagando a la CFE el consumo de energía aprovechándose de un amparo interpuesto, pero tampoco se guardaba ese dinero para cuando se tuviera que pagar.

Sierra se dijo muy preocupada por las irregularidades descubiertas en Capama, pero nada hizo por que se corrigieran, como tampoco nada hicieron los miembros restantes del consejo de administración.

Dejaron correr el tiempo, y ahora, cuando la CFE hace público el adeudo actual, emerge la indignación, misma que indudablemente subiría de nivel si antes del 1º de julio la CFE suspendiera el suministro de luz y dejara sin agua al puerto por falta de pago.

No hay dinero para pagar a CFE, pero, según lo detectado por la Auditoría Superior del Estado, funcionarios de la paramunicipal pueden darse el lujo de gastarse un millón 118 mil 415 pesos en restaurantes como Suntory, Carmènere, Sirocco, Arrecifes Restaurante & Pozolería, así como en el hotel Las Brisas, al igual que en honorarios de médicos particulares, medicamentos en el hospital privado Magallanes y consultas y medicamentos a favor del director de Capama.

Eso sólo en un año, en 2016, el cual abarcó la auditoría; no obstante, nadie se indigna por eso. n